Obediencia canina: reconocer el nombre

adiestramiento canino

Todos los perros tienen que reconocer su nombre o responder a una orden para prestar atención a su propietario.

Entrenar a tu perro para reconocer su nombre es un ejercicio de base para poder entrenar los demás ejercicios de obediencia canina, y para captar su atención en diferentes circunstancias. Si no puedes captar la atención de tu perro no podrás enseñarle ningún ejercicio, y por eso es útil (aunque no obligatorio) que éste sea el primer ejercicio del adiestramiento en obediencia canina.

Los criterios de adiestramiento que debes alcanzar para enseñarle a tu perro a reconocer su nombre son: conseguir que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por un instante, conseguir que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por tres segundos, lograr que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por un instante mientras te mueves, lograr que tu perro te mire a los ojos (o a la cara) por tres segundos mientras te mueves, e introducir la orden.

Entrena cada criterio por separado y tómate las sesiones de adiestramiento canino que sean necesarias. No levantes el criterio de adiestramiento si tu perro todavía no ha alcanzado el 80% de éxito para el criterio anterior en dos sesiones consecutivas. Lleva a cabo el adiestramiento en un lugar tranquilo y sin distracciones. Y ten en cuenta que no necesitas entrenar todos los criterios en un solo día.

Tu perro te mira a los ojos por un instante (Criterio 1)

Con este criterio buscas conseguir la conducta básica, que consiste en que tu perro te mire por un instante. En realidad no es necesario que te mire a los ojos, pero sí que te mire a la cara para que te resulte más fácil comunicarte con él después de decir su nombre. Sin embargo, la mayoría de los perros terminan mirando a los ojos.

Si tu perro es de raza peluda y su pelaje le cubre los ojos, no sabrás hacia dónde está mirando realmente. En este caso, el criterio será que tu perro oriente su cara hacia la tuya, como si estuviese mirándote a los ojos, aunque no sepas si en realidad lo está haciendo.

Para conseguir que tu perro te mire a los ojos por un instante, muéstrale un pedacito de comida y luego cierra tu mano, protegiendo la comida. Mantén tu puño cerrado, y espera. Si tu perro es grande puedes hacer este procedimiento estando de pie, pero si tienes un perro pequeño tendrás que arrodillarte o sentarte en el suelo.

Tu perro intentará tomar la comida de diferentes maneras. Te golpeará la mano con su pata, lamerá tu mano, te mordisqueará o hará cualquier otra cosa. Ignora todas esas conductas y sólo mantén tu mano cerrada.

Si tu perro te golpea o empuja la mano con fuerza, mantenla pegada contra tu muslo. De esta forma evitarás que tu mano se mueva.

En algún momento tu perro se cansará de intentar conductas que no le dan resultado y te mirará. En ese instante haz click (haz sonar el clicker) y dale la comida.

Durante las primeras repeticiones no te preocupes si tu perro no te mira a los ojos o a la cara. Haz click en cuanto tu perro deje de mirar tu mano y mire hacia ti, aunque no te esté viendo a la cara. Eso sí, ten cuidado de no hacer click si tu perro mira hacia abajo porque en ese caso te será difícil hacer que te mire a la cara.

A medida que hagas más repeticiones podrás moldear su conducta para que te mire a los ojos o a la cara. Por ejemplo, tu perro mira tu barriga y refuerzas positivamente esa conducta un par de repeticiones. Luego dejas de reforzar esa conducta y solamente refuerzas cuando tu perro te mira al pecho, por un par de repeticiones más. Finalmente, dejas de reforzar la conducta de mirar a tu pecho y sólo haces click y das la comida cuando tu perro te mira a la cara.

Repite todo el procedimiento 10 veces y registra la sesión de adiestramiento canino. Haz las sesiones necesarias hasta que tu perro te mire a los ojos o a la cara el 80% de las veces en dos sesiones consecutivas. Esto suele tomar unas pocas sesiones, pero haz las que sean necesarias.

Durante este criterio, tu puño cerrado se convierte en una señal que le indica a tu perro que debe mirarte a los ojos para obtener la comida.

Tu perro te mira a los ojos por tres segundos (Criterio 2)

En este criterio haces lo mismo que en el criterio anterior, pero aumentas la duración de la conducta hasta tres segundos. Durante estas sesiones aprenderás a usar el método de los 300 picotazos para aumentar la duración de las conductas.

Empieza la primera sesión de este criterio haciendo dos o tres repeticiones del criterio anterior, para que tu perro entre en el juego.

En la siguiente repetición haz el mismo procedimiento, pero cuenta mentalmente "Uno" cuando tu perro te mire a los ojos. Si tu perro mantuvo la mirada, haz click y dale la comida.

Si tu perro no mantuvo la mirada, muévete un par de pasos para "romper" la repetición (ésta es una repetición fallida) y vuelve a hacer el mismo procedimiento pero esperando un tiempo más corto antes de hacer click. Por ejemplo, puedes contar mentalmente "Un", en lugar de "Uno".

En la siguiente repetición cuenta hasta un número más que en la anterior. Si la repetición es fallida (tu perro no mantiene la mirada por el tiempo suficiente), empiezas nuevamente desde cero. Y así vas aumentando gradualmente el tiempo que tu perro te mira a los ojos, hasta conseguir por lo menos tres segundos en cinco repeticiones sucesivas.

Para que comprendas mejor cómo funciona este procedimiento, considera el siguiente ejemplo:

  • Primera repetición: Tu perro te mira, haces click y le das la comida (duración 0)
  • Segunda repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente "Uno", haces click y le das la comida (duración 1)
  • Tercera repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente "Uno, Dos ", haces click y le das la comida (duración 2)
  • Cuarta repetición: Tu perro te mira y mantiene la mirada mientras cuentas mentalmente "Uno, Dos ", pero no te mira hasta "Tres". Te mueves un par de pasos y empiezas nuevamente desde cero (desde duración 0).

Haz el número necesario de sesiones hasta que consigas que tu perro te mire a los ojos por tres segundos en cinco repeticiones seguidas. Sigue aumentando la duración durante esas repeticiones, aunque ésta supere los tres segundos. Lo que te interesa es conseguir cinco repeticiones seguidas con tres segundos de duración.

Como este criterio involucra duración de una conducta, puedes hacer sesiones con menos de diez repeticiones. Por ejemplo, cada sesión podría tener solamente siete sesiones para no aburrir a tu perro.

Tu perro te mira a los ojos por un instante mientras te mueves (Criterio 3)

Llevas a cabo el mismo procedimiento que para el Criterio 1, pero aumentas gradualmente movimientos de tus brazos, piernas y cintura.

Éste es un nuevo criterio, por lo que relajas el Criterio 2 y no exiges duración. Solamente quieres que tu perro te mire por un instante mientras te mueves. Cuando él lo hace, haces click y le das la comida.

Durante este criterio debes aumentar los movimientos de forma gradual. Puedes empezar moviendo solamente la muñeca de la mano en que tienes la comida. En la siguiente repetición mueves lentamente el antebrazo. En la siguiente mueves lentamente todo el brazo como si estuvieras aleteando.

Aumenta gradualmente el movimiento que haces, trotando en tu sitio, caminando un paso, moviendo los brazos y la cintura. También debes ponerte perpendicular a tu perro (de lado) y practicar en diferentes ubicaciones del lugar de adiestramiento para ayudar a generalizar la conducta de tu perro.

Sin embargo, todavía no gires completamente. Tu perro debe tener la posibilidad de mirarte a los ojos o la cara con facilidad. Además es bueno que mantengas el pedacito de comida en tu mano cerrada.

Si te resulta difícil esta parte del adiestramiento de tu perro, limítate a hacer movimientos lentos con los brazos y trotar en tu sitio.

Tu perro te mira a los ojos por tres segundos mientras te mueves (Criterio 4)

En este criterio combinas los criterios 2 y 3, exigiendo que tu perro te preste atención por tres segundos aunque te estés moviendo. Procede como en el Criterio 2, y aumenta movimientos gradualmente.

Este criterio te puede resultar un poco complicado, así que puedes limitarte sólo a hacer movimientos lentos con los brazos. Lo importante es que tu perro empiece a generalizar la conducta de mirarte a los ojos por tres segundos.

Tu perro te mira a los ojos cuando dices su nombre (Criterio 5)

Durante este criterio introduces la orden de adiestramiento canino. La orden que usarás es el nombre de tu perro, pero puedes usar una orden diferente si lo prefieres. "Mírame" puede servirte para este ejercicio.

No importa si prefieres usar el nombre de tu perro u otra orden, pero siempre deberás usar la misma orden para llamar su atención. No cambies las órdenes en el futuro.

Para conseguir que tu perro te mire cuando dices su nombre, procede como en el Criterio 1, pero di su nombre antes que él te mire. Debes asegurarte de decir su nombre antes que te mire a los ojos.

Si tu perro te mira sin que hayas dicho su nombre, solamente da dos pasos o gira, y di su nombre antes que te mire. En esta etapa sólo debes hacer click y darle la comida a tu perro cuando responde a su nombre, no cuando te mira espontáneamente.

Aprovecha de decir su nombre cuando él ha tomado la comida con su boca. En ese momento no te estará viendo a los ojos. Asegúrate de decir su nombre una sola vez, no lo repitas. Si no te mira inmediatamente, sólo espera a que lo haga, pero no repitas su nombre.

Gradualmente y en varias sesiones aumenta la duración y tus movimientos, como hiciste en los criterios anteriores. Sólo asegúrate de decir el nombre de tu perro antes que él te mire, para establecer la orden.

Posibles problemas al enseñarle a tu perro a reconocer su nombre

Algunos problemas que pueden ocurrir al enseñarle a tu perro a reconocer su nombre son:

- Tu perro te lastima la mano al intentar tomar la comida

Algunos perros muerden o golpean con fuerza la mano con que se sujeta la comida, pudiendo lastimar al entrenador. Si tu perro te lastima al intentar tomar la comida, empieza el Criterio 1 con el brazo extendido horizontalmente, de tal forma que tu mano quede a la altura de tu hombro y lejos de tu perro.

Adiestramiento de perros - reconocer el nombre

Al no poder alcanzar la comida, tu perro te mirará y podrás empezar a reforzar esa conducta. En cada repetición baja tu mano un poquito más hasta que la puedas tener el brazo extendido hacia abajo sin que tu perro intente tomar la comida de tu mano.

Otra opción que utilizan algunos adiestradores, pero que a mi no me gusta mucho, consiste en usar guantes gruesos que te protejan la mano de los rasguños y mordiscos de tu perro.

- Tu perro está muy distraído

Si tu perro está distraído es posible que haya comido recientemente o que el lugar de adiestramiento no sea suficientemente tranquilo. Busca un lugar diferente para entrenar y lleva a cabo las sesiones en un horario diferente.

Si crees que el lugar y el horario son adecuados, haz una secuencia rápida de entregarle pedacitos de comida a tu perro antes de empezar la sesión. Simplemente dale cinco pedacitos de comida rápidamente (como si estuvieras cargando el clicker, pero a la mayor velocidad posible) y empieza la sesión de adiestramiento.

- Tu perro no deja de mirarte ni un segundo

Si tu perro no deja de mirarte ni un instante, te resultará difícil introducir la orden efectivamente. Para distraer a tu perro y poder usar su nombre, puedes lanzar la comida al suelo después de cada click. De esta forma, tendrás ocasión de decir su nombre justo después que tu perro tomó la comida, pero antes que te mire espontáneamente.

También existen dos formas alternativas para enseñarle a tu perro a reconocer su nombre. Estas alternativas pueden resultarte más sencillas e incluyen procedimientos que evitan el problema de los perros que no dejan de mirar a sus propietarios ni un segundo.

Precauciones al usar el nombre de tu perro

No uses el nombre de tu perro sólo por usarlo. Si dices el nombre de tu perro en cualquier circunstancia y por cualquier razón, sin reforzar su conducta cuando te mira, estarás extinguiendo la respuesta adecuada y tu perro dejará de prestar atención cuando dices su nombre.

Tu perro debe asociar su nombre con cosas agradables, así que no uses su nombre cuando lo vayas a castigar. Mucha gente dice los nombres de sus perros cuando los quiere castigar y esos perros aprenden a temer a sus nombres.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.