Estrategias para eliminar malos hábitos

adiestramiento canino

Todos los animales desarrollan a lo largo de su vida, patrones de conducta fuertemente arraigados. Estos patrones conductuales son los hábitos.

Los malos hábitos son los principales problemas de comportamiento de los perros, y por eso es importante conocer las estrategias útiles para eliminar estos malos hábitos.

En el adiestramiento tradicional se emplean los castigos para eliminar malos hábitos del perro. Sin embargo, tanto los castigos positivos como los castigos negativos pueden llevar a que los malos hábitos sean reemplazados por otras conductas inapropiadas. Es por eso que los castigos no deben ser la primera opción para eliminar los malos hábitos de tu perro.

Sí usarás el castigo negativo como parte del adiestramiento, pero no para eliminar malos hábitos de tu perro, sino para hacerle saber que la desobediencia tiene consecuencias desagradables.

Las estrategias que tienes a disposición para eliminar los malos hábitos de tu perro son: extinción, desensibilización sistemática, contracondicionamiento, adiestramiento de conductas incompatibles, perfeccionamiento de la conducta inapropiada, modificar el ambiente, y proporcionarle a tu perro suficiente ejercicio y compañía.

1. Extinción

La extinción de la conducta consiste en dejar de reforzar conductas que antes eran reforzadas, hasta que éstas desaparecen.

Recuerda que la extinción es útil en algunos casos pero no en todos y que requiere de paciencia.

2. Desensibilización sistemática

La desensibilización sistemática consiste en acostumbrar a tu perro gradualmente a ciertos estímulos ambientales.

La desensibilización te servirá para introducir y aumentar algunas distracciones durante el adiestramiento de tu perro, y para transferir el adiestramiento a situaciones de la vida real. También te será de utilidad para que tu perro se acostumbre al sonido del clicker, si es que ese sonido lo asusta.

3. Contracondicionamiento

El contracondicionamiento te sirve para revertir una conducta inapropiada creada por condicionamiento clásico. Por ejemplo, si tu perro se asusta de otros perros porque tuvo algún encuentro violento con un congénere cuando era cachorro, puedes hacer que cada vez que se acerca otro perro, ocurran cosas buenas para el tuyo.

Habrás contracondicionado la respuesta negativa (el temor) cuando tu perro se sienta cómodo, o incluso feliz, con la presencia de otros perros.

4. Adiestramiento de conductas incompatibles

Entrenar conductas incompatibles es una estrategia genial y muy efectiva para eliminar malos hábitos de tu perro. Consiste en entrenar a tu perro para ejecutar conductas que no puede hacer al mismo tiempo que la conducta inapropiada.

Por ejemplo, si tu perro salta sobre las personas puedes entrenarlo para que se siente cada vez que saluda a alguien. Como no puede sentarse y saltar al mismo tiempo, tendrá que elegir una de esas dos conductas. Si el adiestramiento para sentarse es sólido, la conducta incompatible será la que predomine y habrás eliminado el mal hábito de saltar.

5. Perfeccionamiento de la conducta inapropiada

Esta estrategia consiste en entrenar la conducta inapropiada para que ocurra (no para eliminarla) y ponerla bajo el control de un estímulo determinado. Este estímulo es una orden o una señal que tú elijas.

Una vez que la conducta inapropiada está bajo el control de la orden, solamente ocurrirá cuando des esa orden.

Esta estrategia parece incoherente pero funciona muy bien en algunos casos. Sin embargo, no es de utilidad para la mayoría de los malos hábitos porque es necesario mantener un control constante sobre el perro, cosa que no siempre es posible.

Perfeccionar la conducta inapropiada no debe ser tu primera opción para eliminar un mal hábito de tu perro, porque es una estrategia que puede salir mal si no tienes experiencia con ella. En todo caso, considérala como el último recurso. Adiestrar conductas incompatibles es una estrategia más fácil de llevar a cabo exitosamente.

6. Modificar el ambiente para eliminar malos hábitos del perro

Esta es la forma más sencilla de eliminar un mal hábito de tu perro, pero no siempre estarás dispuesto a realizarla. No es una estrategia de adiestramiento canino, sino una estrategia de manejo del perro. Consiste en retirar los elementos ambientales que causan el mal comportamiento.

Por ejemplo, si tu perro ladra por las noches cuando duerme en el jardín, pero no lo hace cuando duerme dentro de tu casa, puedes permitirle dormir adentro. Con un simple cambio del ambiente habrás eliminado un hábito muy molesto.

Por supuesto, esta estrategia no es la mejor porque no le enseña nada a tu perro y no puedes cambiar todo en tu vida sólo para que tu perro no moleste. De hecho, es muy probable que no quieras cambiar nada, excepto la conducta de tu perro.

Sin embargo, en muchos casos es necesario modificar temporalmente el ambiente, mientras le enseñas a tu perro a comportarse con educación. Por ejemplo, puedes usar la correa para controlar a tu perro cada vez que llegan visitas, hasta que él aprenda a no saltar sobre las personas. Una vez que él aprende a saludar correctamente ya no necesitas usar la correa cuando tienes visitantes.

También ten en cuenta que en muchos casos resulta más fácil, cómodo, barato y efectivo modificar el ambiente permanentemente. Una familia que conozco descubrió que la mejor manera de evitar que sus dos perros suban a los sillones era comprando dos camas para perros. Al parecer los perros se sentían incómodos echándose sobre el suelo de parquet y sólo necesitaban un lugar cómodo, aunque no fueran los sillones. En lugar de invertir su tiempo entrenando y controlando a sus perros, o su dinero en contratar un adiestrador profesional, esta familia encontró una solución fácil e inmediata.

Así que antes de pensar en procedimientos complejos para eliminar un mal hábito de tu perro, piensa si no es mejor hacer algún cambio que elimine esos hábitos.

7. Proporciónale suficiente ejercicio y compañía a tu perro

Una frase clásica de la gente de perros es "un perro cansado es un perro bueno". Si tu perro no recibe suficiente ejercicio físico y mental, nunca se comportará apropiadamente. Siempre tendrá energía excesiva que necesitará liberar en alguna forma.

Aunque ésta no es una estrategia de adiestramiento, es una estrategia imprescindible para convivir armoniosamente con cualquier perro. Asegúrate de darle a tu perro suficiente ejercicio y compañía, y verás que sus malas conductas se reducen casi de inmediato.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.