Cómo elegir los juguetes de tu perro

perro masticando su juguete

Perro intentando sacar comida de su juguete Kong®. Fotografía cortesía de Jespahjoy. Foto sujeta a licencia Creative commons.

Todos los perros debieran tener juguetes para perros porque éstos ayudan a liberar energías mediante el juego, liberan el estrés y reducen la ansiedad cuando el perro los mastica, ayudan a mantener intactos los bienes de los propietarios, mantienen activa la mente de los perros, ayudan en el adiestramiento canino... y porque es divertido jugar con los perros.

Sin embargo, no todos los juguetes para perros son seguros. Algunos solamente deben ser usados en ciertas situaciones (por ejemplo, durante el adiestramiento), otros sólo se deben usar cuando el perro está supervisado y otros son útiles para cuando el perro está solo.

Los juguetes apropiados para el perro sin supervisión

Cuando tu perro se queda solo, debe quedarse con juguetes de goma dura, que sean resistentes y no se rompan con facilidad. Así, tu perro estará seguro y no tragará pedazos de juguetes que pueden causarle serios problemas de salud.

Además, los juguetes que le dejas deben ser suficientemente grandes para que no los pueda tragar enteros. Cuando compres estos juguetes, hazte asesorar con el veterinario o con los responsables de la tienda para conseguir los juguetes apropiados para la talla, edad y raza de tu perro.

Otro aspecto importante es que estos juguetes tengan orificios donde esconder comida. De esta manera podrás enseñarle a tu perro a masticar sus juguetes y no destrozar los muebles, las plantas o tu ropa.

Otra opción útil para cuando tu perro se queda solo son los juguetes comestibles. Existen varias marcas de "huesos" comestibles hechos con productos naturales que pueden servir para distraer a tu perro cuando se queda solo por mucho tiempo.

Ten en cuenta que existen unas pelotas plásticas en las tiendas para mascotas, que permiten introducir comida en ellas. Sin embargo, al ser plásticas y no de goma resultan fáciles de romper y suelen durar muy poco tiempo, además de ser peligrosas para la salud del perro. Los juguetes de plástico duro NO son recomendables para dejar con el perro que se queda solo.

Los juguetes apropiados para el perro con supervisión

Cuando tu perro está bajo tu supervisión, puede jugar con casi cualquier cosa que no sea tóxica y tenga el tamaño suficiente para no ser tragada. Por supuesto, si tu perro destroza ese juguete, debes detener el juego inmediatamente para evitar que trague partes del objeto.

juguete de perro buster cube

Un perro al lado de su juguete Buster Cube ®. Fotografía cortesía de Palyerx. Foto sujeta a licencia Creative commons.

Las pelotas de tenis, las cuerdas para jugar al tira y afloja (útiles también en el adiestramiento), pelotas de fútbol, etc., son juguetes que pueden servirle a tu perro. Sin embargo, ten en cuenta de no permitirle jugar con cualquier cosa que no vaya a ser su juguete de por vida, porque le estarás enseñando a morder cosas "prohibidas". Por ejemplo, si tu perro persigue la pelota de fútbol pero en el futuro no le permitirás que la muerda porque es de los niños, evita que la persiga desde el principio. Simplemente no la uses como juguete para tu perro.

Cosas con las que nunca debe jugar tu perro

Las cosas con las que nuca debe jugar tu perro son aquellas que pueden resultar peligrosas para su salud o los objetos que no quieres ver destrozados en el futuro.

Entre las cosas que pueden ser peligrosas para la salud de tu perro están todas las cosas tóxicas. Si no sabes con qué pintura se pintó algún juguete, no permitas que tu perro lo mastique.

También se encuentran entre las cosas peligrosas, algunos juguetes para niños pero que no son recomendables para perros. Los peluches, por ejemplo, son objetos que mucha gente les obsequia a sus perros, pero son muy peligrosos para estos animales. Los peluches son muy fáciles de romper y los perros suelen tragar el algodón de relleno y la tela del exterior. En algunos casos no pasa nada, pero en otros casos el perro puede morir asfixiado o sufrir una obstrucción intestinal.

Entre los objetos que no quieres ver destrozados, tienes que considerar la ropa, los muebles y las plantas. Nunca permitas que tu perro juegue con esas cosas (aún cuando sean objetos viejos y sin valor) porque no podrá distinguir entre tus zapatillas viejas y tus nuevas zapatillas que te costaron una fortuna. Tampoco distinguirá entre la ramita que arrancaste en el jardín y el resto de tu precioso jardín, y terminarás con un terreno baldío lleno de plantas muertas.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.