Evitar que los perros caven en el jardín

adiestramiento canino

Cavar es una conducta natural y muy común en los perros, pero no es tan frecuente como masticar. Algunos perros tienen una necesidad imperiosa de cavar mientras que otros solamente lo hacen si son estimulados a hacerlo. Incluso hay algunos que no cavan jamás, aunque me atrevo a pensar que eso tiene que ver más con la educación recibida que con las conductas naturales de la especie.

Los perros que cavan en el jardín son un problema serio para sus propietarios, ya que pueden destrozar jardines hermosos que costaron mucho dinero o que son el orgullo de los dueños de casa. Y aunque el riesgo para los perros suele ser menor que en el caso de los perros que mastican cosas, no es inexistente. Al contrario, se han dado casos de perros que se han electrocutado al destrozar cables eléctricos mientras cavaban. También se han dado casos de perros que han destrozado tuberías de agua al cavar.

Por todo eso, cavar no es una conducta que pueda ni deba aceptarse alegremente en los perros. Sin embargo, tampoco es una conducta que pueda eliminarse en muchos casos. Por eso, la solución a este problema también pasa por el manejo ambiental más que por el adiestramiento canino.

¿Por qué cavan los perros?

Hace varios años me llamaron por un perro labrador que destrozaba el jardín. No sólo masticaba las plantas, sino que cavaba en cualquier parte. El perro pasaba todo el día en el jardín y masticaba las plantas a cualquier hora del día, pero sólo cavaba durante la noche.

La dueña no sabía qué hacer porque el perro estaba destrozando todo. Un buen día, sin embargo, el perro se hizo una herida en la cabeza y para evitar que se infecte mientras sanaba, permitieron que duerma adentro por una semana. En ese tiempo el perro no hizo ningún destrozo dentro de la casa y, por supuesto, no cavó en el jardín. Después, sin embargo, volvieron a dejar al perro afuera todo el tiempo y el problema reapareció.

¿Por qué cavaba ese perro en el jardín? Bueno, la respuesta no se puede saber a ciencia cierta, pero no es raro que hiciera destrozos. El perro, siendo un perro de caza, de una raza muy activa y desarrollada para pasar mucho tiempo en compañía, era dejado afuera todo el tiempo, sin nada que hacer, sin juguetes y sin compañía. Es probable que sintiera ansiedad de quedarse solo o frustración por no poder acceder a las cosas que quería, y eliminaba esa ansiedad o desahogaba su frustración cavando.

Es una pena que a pesar de haber dado con una solución inmediata y que no requería ningún esfuerzo adicional (y que no causaba ningún problema colateral), la propietaria decidiera que el perro pasara el resto de su vida en el jardín y no adentro en compañía de su familia humana.

Muchas veces ignoramos las opciones que se nos presentan para solucionar un problema de conducta de nuestros perros, y nos quedamos pensando porqué los perros se comportan de tal o cual manera y cómo podríamos hacer para que se conviertan en el adorno o el juguete que quisiéramos que fueran.

Nuevamente, es importante recordar que los perros no son adornos, ni juguetes ni objetos. Tienen emociones propias y actúan en consecuencia. Son animales dinámicos, activos, que necesitan ejercicio físico y mental, así como la compañía de otros seres.

Si tu perro cava en el jardín, se debe a que tiene su propia agenda, sus propias necesidades que debe satisfacer de alguna manera, y encuentra esa manera cavando. Entre las razones específicas por las que un perro puede cavar en el jardín se encuentran:

Los perros cavan para guardar cosas. Es una conducta instintiva. Los perros esconden sus bienes preciados bajo tierra y para eso tienen que cavar. Sin embargo, los perros que viven adentro de las casa y no en el jardín pueden guardar sus cosas debajo de mantas alfombras o dentro de sus jaulas de viaje o casas para perros. No siempre tienen que cavar para esto.

Tema de discusión: Dónde deben vivir los perros

La discusión sobre si los perros deben vivir dentro de la casa o en el jardín es muy antigua y no tiene respuesta. Cada quien decide dónde debe vivir su perro. Sin embargo, en mi opinión, los perros son seres con quienes compartimos nuestras vidas, no objetos, y por tanto deben vivir dentro de la casa, junto con el resto de la familia.

Los perros cavan para buscar lugares más frescos. Cuando hace mucho calor, los perros pueden cavar para encontrar un lugar más fresco donde echarse a descansar. En este caso, una casa cómoda, fresca y confortable para tu perro puede ser una solución. Dejarlo descansar dentro de la casa y no en el jardín es otra alternativa.

Los perros cavan para buscar un lugar cómodo donde acostarse. Es un caso similar al anterior, pero en el que el perro no busca una temperatura más agradable, sino un lugar más suave donde echarse. Remueven la tierra para que el lugar en que se echan sea más cómodo. Suele ocurrir con perros que viven en el jardín y tienen casas de madera u otro material duro sin colchonetas o mantas.

Los perros cavan para escapar de un lugar. Muchos perros cavan con la única y simple intención de salir. En algunos casos se trata de perros que escapan de sus casas para ir a "pataperrear" como se dice vulgarmente. Se van a disfrutar la vida como perros semi-callejeros.

En otros casos se trata de perros que tienen miedo de algo. Esos perros sienten ansiedad cuando quedan solos y tratan de escapar de ese lugar en busca de protección. Cuando el caso es muy serio, el perro puede llegar a desarrollar ansiedad por separación y en su intento de escapar puede intentar cavar superficies duras hasta destrozarse las uñas y terminar con heridas.

Los perros cavan para perseguir animales de madriguera. En algunos casos los propietarios de un perro piensan que éste tiene un problema de conducta cuando la realidad es que el perro está persiguiendo animales que las personas no han detectado. Si tu perro cava en el jardín, asegúrate que no existan animales de madriguera que vivan ahí. Es lógico que un perro de cualquier raza cave cuando persigue a un animal que se esconde bajo tierra.

Los perros cavan porque es divertido. Si, muchos perros cavan simple y llanamente porque eso es divertido para ellos. Especialmente las razas de perros que han sido desarrolladas para perseguir animales de madriguera, como los terrier, cavan porque sí. Si tienes un terrier y notas que le gusta cavar en el jardín, no pierdas tu tiempo intentando evitarlo, es parte de su conducta instintiva. Podrás redirigir esa conducta, pero no eliminarla (al menos no sin efectos colaterales).

Cómo prevenir que tu perro cave en el jardín

Si tu perro no es un cavador compulsivo y solamente cava de vez en cuando o cuando se queda solo, la solución es relativamente sencilla. Proporciónale más compañía y más actividades que hacer, y no le permitas acceso a los lugares en que esté prohibido de cavar.

Eso generalmente significa que tu perro empiece a vivir dentro de casa y pase más tiempo en el interior que en el jardín. De hecho, si sale al jardín, que lo haga solamente cuando está con gente, así no se sentirá solo y no cavará.

Además, si utilizas los juguetes para perros de la misma manera que para los perros que mastican las cosas, podrás darle a tu perro suficiente actividad como para que se olvide de cavar cuando se queda solo. Eso sí, ten en cuenta que deberás restringir los lugares en que lo dejas solo, por lo menos hasta que estés completamente seguro que no cavará en tu jardín.

Alternativa para los perros que necesitan cavar

En cambio, si tu perro es un cavador empedernido, uno de esos perros que no hace otra cosa más que perforar pozos por aquí y por allá... ponlo a trabajar en una empresa petrolera que podrás ganar un dinero extra ;)

Hablando seriamente, lo que debes hacer si tienes un terrier u otro perro adicto a cavar en el jardín, es redirigir su conducta. En estos casos no podrás eliminar esa conducta sin crear otros problemas colaterales, así que lo mejor que puedes hacer es conseguirle a tu perro un lugar donde pueda cavar y enseñarle a hacerlo solamente en ese lugar.

Primero elige el lugar en que tu perro pueda cavar. En ese lugar, delimita un área de dos por dos (aproximadamente y dependiendo del tamaño de tu perro) y remueve la tierra para que esté suelta. Está bien si tu perro te ayuda a remover la tierra, ya que ese será su agujero de excavación. Sin embargo, asegúrate que el área esté libre de plantas y raíces para que tu perro no asocie la actividad de cavar con destrozar las plantas.

Cuando el agujero de excavación esté listo, entierra uno o dos juguetes de tu perro en él, dejando sobresalir una pequeña parte de los mismos. Entonces, empieza a cavar en el lugar, estimulando a tu perro a hacer lo mismo. Con algunos perros sirve hablar con voz aguda mientras uno cava. Con otros perros la voz aguda sólo es una distracción y es mejor concentrarse sólo en la tarea de cavar.

Cuando tu perro desentierre su juguete, felicítalo y juega con él. O, si es adicto a la comida, dale unos cuantos pedacitos de alguna comida que le guste. Lo importante es reforzar positivamente la conducta de cavar en el lugar correcto.

Repite el procedimiento hasta que notes que tu perro cava con más frecuencia en ese lugar. En ese momento notarás que cavar en el agujero de excavación se ha convertido en una actividad muy apreciada para tu perro porque lo hace incluso cuando no hay juguetes enterrados ahí. Sin embargo, de cuando en cuando, deja algunos juguetes enterrados para que tu perro los pueda descubrir cuando cava y se refuerce la conducta de cavar en el agujero de excavación.

Todo ese procedimiento lo debes llevar a cabo evitando que tu perro tenga acceso al resto del jardín cuando no tiene supervisión. Por tanto, por un tiempo tendrás que colocar puertas plegables u otras estructuras similares en algunos lugares para evitar que tu perro tenga acceso irrestricto a todo el jardín. Sólo debe tener acceso al área en la que se encuentra el agujero de excavación.

Poco a poco, notarás que tu perro deja de excavar en otras zonas del área elegida y sólo cava en el agujero que has construido para él. Entonces, gradualmente y en varios días, auméntale el espacio al que tiene acceso cuando se queda solo. Durante este tiempo, todos los días deja enterrado en el agujero de excavación algún juguete que refuerce la conducta de tu perro. También puedes dejar los juguetes interactivos rellenos de comida, afuera del agujero de excavación, para que tu perro haga otras cosas además de cavar.

Con el paso del tiempo, tu perro adquirirá el hábito de cavar solamente en su agujero de excavación. Habrás perdido un pedacito de jardín pero habrás salvado el resto.

Recuerda que esta alternativa es sólo para perros cavadores compulsivos. No es para el perro que cava ocasionalmente y que puede aprender a masticar sus juguetes en lugar de cavar.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.