Dogo argentino

dogo argentino

Raza: Dogo argentino

Otros nombres: -

Clasificación FCI: Grupo 2, sección 2.1 - Perros molosoides tipo dogo

Origen: Argentina

Función zootécnica: Perro de caza mayor

Altura a la cruz (machos): 62 - 68 cm.

Altura a la cruz (hembras): 60 - 65 cm.

Peso ideal (machos): -

Peso ideal (hembras): -

Foto de Pleple2000 bajo licencia CC-BY-SA-3.0, vía Wikimedia Commons.

Esta es la única raza argentina que todavía existe. Fue creada en la provincia argentina de Córdoba durante la década de 1920, por el Dr. Antonio Nores Martínez quien buscaba un perro excepcionalmente fuerte y resistente, que fuese un verdadero luchador.

En ese entonces, las peleas de perros eran muy comunes en los campos argentinos y en otros lugares del mundo. En Córdoba se usaban los denominados perros de pelea cordobeses para esas actividades. Nores Martínez usó esos perros como base para el dogo argentino, pero buscaba más estabilidad de carácter y mayor control de la agresividad.

Eventualmente, y cuando las peleas de perros empezaron a ser mal vistas por la sociedad, Nores Martínez buscó que el dogo argentino fuese más un perro de montería o de caza mayor. El resultado conseguido fue espectacular y el dogo argentino es uno de los mejores cazadores de jabalíes, pumas, pecaríes y zorros.

Para conseguir la raza final, se cruzaron muchas otras razas de perros. Además de los perros de pelea cordobeses, se usaron las siguientes razas: bulldog inglés, bull terrier, mastín de los Pirineos, gran danés, boxer, mastín español, dogo de Burdeos, Irish wolfhound y pointer.

La raza fue reconocida oficialmente por la Federación Cinológica Argentina en 1964 y por la Federación Cinológica Internacional (FCI) en 1973.

Apariencia

El dogo argentino es un enorme perro de color blanco. Es imponente, robusto y muy musculoso, pero de proporciones armónicas. La cabeza es poderosa sin presentar ángulos abruptos, e incluso la depresión naso-frontal (stop) está poco definida. La nariz es negra. Los ojos son medianos, de forma almendrada, bien separados entre sí y de color oscuro o avellana. Las orejas son de inserción alta, anchas, planas y gruesas. Actualmente se aceptan enteras en todas las exposiciones caninas, incluso si el estándar dice que deben ser recortadas. Sin embargo, en el campo se siguen recortando para evitar que sean blanco fácil de las mordidas de las presas.

El cuerpo es un 10% más largo que alto, por lo que tiene un perfil rectangular. Es poderoso y presenta un pecho amplio y profundo, continuado con el vientre algo recogido. La cola es de inserción media, en forma de sable, larga y gruesa.

El pelaje del dogo argentino es corto, liso y suave al tacto, pero su densidad varía según el clima. En climas cálidos, el pelo es ralo y puede dejar translucir la piel. En climas fríos es grueso y denso, pudiendo incluso presentar subpelo. Debe ser de color íntegramente blanco, pero se admite una mancha negra o de color oscuro alrededor del ojo, siempre y cuando no supere el 10% de la superficie de la cabeza.

Temperamento y carácter

El dogo argentino es un perro bravo, valiente y decidido. Por naturaleza tiende a ser protector, territorial y tiene un fuerte impulso de presa. Por lo mismo, suele ser agresivo con otros perros y con gente desconocida cuando no es correctamente socializado. La socialización desde cachorro permite que este perro tolere bien a los extraños y pueda llevarse con otros perros, pero siempre se deben supervisar sus interacciones con personas y perros desconocidos.

Responde bien al adiestramiento canino, por lo que puede ser entrenado con cierta facilidad, pero sus impulsos de presa siempre serán más fuertes que el adiestramiento que pueda recibir. Puede ser entrenado con métodos tradicionales, pero nunca con malos tratos. De cualquier manera, responde mucho mejor al adiestramiento en positivo, y es aconsejable empezar a entrenarlo desde pequeño.

Este perro no es ladrador, pero puede ser muy destructivo si no se le brinda el ejercicio que necesita. El principal problema de comportamiento de la raza es la agresividad de los dogos que no han recibido socialización ni adiestramiento.

Salud y cuidados

La raza es muy saludable y no suele necesitar cuidados especiales. Sin embargo, es propensa a la sordera hereditaria y se estima que un 10% de los dogos argentinos presentan esta enfermedad. La displasia de cadera también puede ser un problema algo frecuente, pero no tanto como en otras razas grandes.

El cuidado del pelaje es muy sencillo, ya que basta con un cepillado semanal para retirar el pelo muerto. Sin embargo, hay que tener en cuenta que el dogo argentino pierde mucho pelo, por lo que los muebles estarán llenos de pequeños pelos blancos si el perro vive dentro de la casa o entra en ella con frecuencia.

Estos perros necesitan un espacio amplio para vivir. Un jardín grande es el requisito mínimo y mejor aún si viven en una zona rural. De todos modos, es importante sacarlos a pasear una o dos veces al día para que socialicen y hagan ejercicio.

Pueden vivir bien en el jardín, pero necesitan un canil adecuado y compañía frecuente. No soportan bien el frío y necesitan buena sombra cuando viven afuera.

Recursos en la web sobre el dogo argentino

Estándar FCI del dogo argentino (archivo .doc)

Artículos relacionados

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.