Dogo canario

dogo canario

Raza: Dogo canario

Otros nombres: Perro de presa canario, presa canario, presa

Clasificación FCI: Grupo 2, sección 2.1 - Perros molosoides tipo dogo

Origen: España

Función zootécnica: Perro guardián y boyero

Altura a la cruz (machos): 60 - 66 cm.

Altura a la cruz (hembras): 56 - 62 cm.

Peso (machos): 50 - 65 kg.

Peso (hembras): 40 - 55 kg.

Foto de Lilly M bajo licencia CC-BY-SA-2.5, vía Wikimedia Commons.

Como su nombre lo sugiere, este moloso proviene de las Islas Canarias. De hecho, una ley del Gobierno de Canarias nombra al dogo canario como uno de los símbolos de la isla de Gran Canaria.

Estos perros descienden de los antiguos perros "majoreros", que existían en el archipiélago desde tiempos prehispánicos, antes del siglo XIV. En esa época, los grandes perros de las islas eran usados por los indígenas como guardianes, protectores y también como alimento.

Después, con la llegada de europeos a las islas y particularmente con la posterior conquista de las mismas por parte de la Corona de Castilla, los majoreros empiezan a usarse como perros auxiliares de carniceros. También empieza a ocurrir el mestizaje con otros perros llegados desde el continente.

Sin embargo, la raza moderna termina de definirse recién en el siglo XVIII cuando ocurre una fuerte migración inglesa hacia las islas.

Los ingleses llevaron al archipiélago perros tipo bulldog y bullterrier que empleaban en las crueles peleas de perros, tan populares en esa época. Lógicamente, los molosos locales también fueron empleados para esa horrenda afición, así como cruces entre majoreros y perros tipo bull.

Así, el dogo canario actual, tiene principalmente sangre de los majoreros locales de las islas, pero también tiene sangre de perros molosoides ingleses.

En la actualidad, el presa canario, como es conocido también este dogo, es un perro muy conocido en casi todo el mundo. Al igual que el pitbull, es considerado un perro peligroso y existe mucha polémica entre sus admiradores y sus detractores.

Apariencia

El dogo canario es un perro impresionante que puede causar temor por su apariencia. Aunque casi no es más alto que un pastor alemán, es muy robusto y musculoso, siendo evidente su poder a la primera mirada.

La cabeza de este dogo es maciza, compacta y presenta piel gruesa y suelta. La nariz es negra y la depresión naso-frontal (stop) es pronunciada. El hocico es más corto que el cráneo, ancho y poderoso. Los ojos son medianos a grandes, levemente ovalados y de color marrón. Las orejas son medianas y caen a ambos lados de la cabeza. El estándar actual no exige que sean amputadas, pero esa fue una práctica muy común en esta raza y todavía se ven muchos de estos perros con las orejas cortadas.

El cuerpo es más largo que alto (perfil rectangular). La línea superior es recta y se eleva ligeramente desde la cruz hasta la grupa. El pecho es profundo y ancho, mientras que los flancos son levemente recogidos. La cola es gruesa en la base, de inserción media y no debe sobrepasar el corvejón.

El pelaje de este perro de presa es corto, liso y áspero. De acuerdo con el estándar racial aprobado por la Federación Cinológica Internacional (FCI), el pelo debe ser de alguna tonalidad de atigrado y siempre con máscara negra. También pueden presentarse algunas marcas blancas en el pecho, la garganta, los pies delanteros y los dedos de los pies traseros, pero estas marcas deben ser mínimas. Estándares reconocidos por otras organizaciones también permiten el color negro sólido.

Temperamento y carácter

El temperamento del dogo canario se puede adivinar a partir de su apariencia. Este perro es un tipo rudo que no le teme a nada.

Por naturaleza, estos perros son querendones de los suyos, pero también muy independientes. Además, suelen ser reservados con los extraños y agresivos con perros desconocidos. Si no están correctamente socializados y entrenados, pueden ser agresivos con los desconocidos, ya sean éstos humanos, caninos o de otras especies.

Cuando están correctamente socializados, los dogos canarios son excelentes compañeros, pero aún así suelen ser reservados con los extraños.

El adiestramiento no es difícil con esta raza, pero hay que tomar en cuenta su temperamento independiente. El adiestramiento tradicional funciona siempre y cuando el entrenador tenga experiencia con perros molosoides. El adiestramiento en positivo funciona muy bien siempre que el entrenador se consistente y firme.

El ladrido de este dogo es muy profundo y sonoro, pero por lo general los dogos canarios no son perros ruidosos. El principal problema de comportamiento que se presenta en la raza es la agresividad, pero sólo ocurre cuando los propietarios son negligentes o no saben educar ni cuidar a sus perros.

Salud y cuidados

Como todas las razas grandes, el dogo canario es susceptible a la displasia de cadera. También es susceptible a displasia de codo, sarna demodéctica, epilepsia, torsión gástrica y leishmaniasis.

Su pelaje no necesita de mucho cuidado para mantenerse en buen estado. Un cepillado semanal y el baño ocasional son suficientes.

Estos perros necesitan una buena dosis de ejercicio diario que no puede cubrirse solamente con los paseos (que sí sin necesarios). Es necesario contar con un jardín grande donde los dogos canarios puedan quemar sus energías, además de los paseos diarios.

Aunque cuando está bien educado y socializado el dogo canario es un excelente compañero, puede resultar torpe durante los juegos por su fortaleza, y no tolera muy bien las travesuras de los niños pequeños, por lo que no es la mejor opción cuando se tienen niños.

Esta raza no es la más adecuada para propietarios novatos. Por otra parte, su costo de mantenimiento es alto.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.