Lebrel afgano

razas de perros

El lebrel afgano es un perro fuerte y ligero, de apariencia sólida y noble. Alto y elegante, noble y valiente, inteligente y leal, el afgano es un perro majestuoso. Incluso ha habido quien lo ha descrito como "el rey de los perros".

Con un mechón sedoso y elegante que cae partido por la mitad desde la refinada cabeza de este perro, el lebrel afgano tiene cierto aire de John Lennon. Si hasta hay quien dice que sólo le faltan los anteojos y la guitarra.

La cabeza refinada de este lebrel es alargada, aunque no muy delgada, y guarda una buena proporción con el cuerpo. Aloja unos ojos casi triangulares de expresión majestuosa y distante. A los costados de la cabeza, y bien atrás, se sitúan las orejas cubiertas de pelo largo y sedoso, que contribuyen a la apariencia elegante y noble de este perro. Un cuello largo y fuerte sostiene el porte majestuoso de la cabeza del afgano.

El hocico alargado del lebrel afgano tiene poderosas mandíbulas cuyos dientes cierran en tijera. Gracias a esta poderosa mordida, el afgano es uno de los mejores perros cazadores del mundo.

El cuerpo fuerte y poderoso del lebrel afgano presenta una espalda recta y de longitud moderada. El lomo recto y relativamente corto, se continúa con una grupa ligeramente caída. Los huesos de la cadera muy prominentes, están bien separados entre sí. El pecho profundo de este lebrel presenta costillas moderadamente arqueadas.

La cola del lebrel afgano es típica de la raza. Es de inserción baja y forma un anillo distintivo en su extremo. Además está cubierta de pelos que le dan la apariencia de una pluma delgada.

El pelaje es quizás lo más llamativo del lebrel afgano. Largo y muy fino en gran parte del cuerpo, el pelo del afgano forma un mechón distintivo desde la frente hasta la parte posterior de la cabeza. Es corto en la cara y desde los hombros hasta la parte posterior del dorso. Se admiten todos los colores para esta raza de perros.

Temperamento y carácter del lebrel afgano

Digno, independiente y un poco distante, pero muy leal y afectuoso con los suyos. Así podría describirse el carácter típico del lebrel afgano.

Por mucho tiempo fue considerado como un perro poco obediente y difícil de entrenar, pero con la evolución de los métodos de adiestramiento de perros se ha visto que el lebrel afgano puede ser entrenado con facilidad si es tratado de buena manera. Los mejores métodos para entrenar a este perro son los métodos de adiestramiento en positivo, como el adiestramiento con clicker.

Por su carácter altivo e independiente, el afgano no es la mejor mascota para familias con niños pequeños. Sin embargo, puede llevarse muy bien con niños más grandes (10 años o más) que sean considerados con las mascotas.

A pesar de su carácter independiente, el lebrel afgano no es un perro que tolere bien la soledad. Necesita compañía y mucho juego.

Peso y altura

Para los machos, la altura a la cruz se encuentra entre 68 y 74 centímetros. Para las hembras, la altura a la cruz se encuentra entre 63 y 69 centímetros.

El estándar de la Federación Cinológica Internacional no especifica un peso para esta raza, pero los afganos suelen pesar entre 26 y 34 kilogramos.

Salud y cuidados

El lebrel afgano es, normalmente, un perro resistente a enfermedades hereditarias. Al ser una raza de perros cazadores muy antiguos, la selección ha jugado un papel muy importante al reducir los problemas genéticos de esta raza. A pesar de esto, los cuidados veterinarios son fundamentales y no deben ser ignorados.

Aunque el lebrel afgano puede vivir tanto adentro como afuera de la casa, se sentirá mucho mejor si se le permite dormir adentro, junto con los suyos. A pesar de esto, la raza necesita mucho ejercicio y no se adapta a vivir en un departamento. Es necesario contar con un jardín grande y cerrado para permitirle al afgano correr todo lo que necesita.

El cuidado del pelaje requiere más tiempo que para otras razas. Es necesario bañar al afgano con mayor regularidad que a otros perros y el cepillado frecuente es obligatorio. Algunos expertos recomiendan cepillar el manto del lebrel afgano solamente cuando se baña al perro porque el pelo húmedo se daña menos con el cepillado. Esto puede ser un problema, ya que el afgano pierde pelo de forma regular. De ser posible, un peluquero canino debería hacerse cargo del cuidado del pelo de este lebrel. La frecuencia de los baños no es tan importante si el perro es una mascota, pero puede ser de gran importancia si el perro es de exposición. En cualquiera de los casos, debe tomarse en cuenta la salud del perro antes que la estética.

La historia del lebrel afgano

Esta es una raza muy antigua, cuyo origen se remonta a unos 4000 mil años de antigüedad. Papiros egipcios y pinturas rupestres encontradas en cuevas del norte de Afganistán ya daban cuenta del lebrel afgano y sus usos.

Utilizado como perro de caza por su agudeza visual y su gran velocidad, la exportación del lebrel afgano estuvo prohibida por muchos años. Es así que la raza solamente existía en los desérticos parajes de Afganistán hasta que los primeros ejemplares llegaron a Europa de contrabando.

Si bien en Afganistán este lebrel sigue siendo utilizado como perro cazador y, en menor medida, como perro guardián, en el resto del mundo es considerado una mascota de lujo debido a su apariencia aristocrática.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.