Coton de Tuléar

coton de Tuléar

Un hermoso coton de Tuléar descansando. Nota el llamativo pelaje algodonoso.

Fotografía de Caronna, bajo licencias GNU y Creative Commons.

El coton de Tuléar es un hermoso perro malgache de compañía. Su principal característica es el pelaje blanco y con textura de algodón.

Apariencia del coton de Tuléar

Este perro tiene el cuerpo más largo que alto y la línea superior es ligeramente convexa. La cruz es poco acentuada, el lomo es musculoso y la grupa es oblicua, corta y musculosa. El pecho es largo y bien desarrollado, mientras que el vientre es recogido pero no agalgado.

Vista de arriba, la cabeza del coton es corta y tiene forma triangular. Vista de frente es ancha y ligeramente abombada. El stop es poco acentuado y la nariz negra. Los ojos son oscuros, redondos y de expresión alerta. Las orejas son de inserción alta, triangulares y colgantes.

La cola del coton de Tuléar es de inserción baja. Cuando el perro está en reposo la lleva colgando hasta debajo del corvejón, pero con la extremidad doblada hacia arriba. Cuando el perro está en acción la lleva encorvada por encima de la espalda.

El pelaje es característico de la raza y la causa de su nombre, ya que coton significa algodón en francés. Es suave, suelto, denso y, especialmente, algodonoso. De acuerdo con el estándar FCI, el color de fondo siempre es blanco, pero sobre las orejas se aceptan rastros de color gris o rojo roano. Estándares raciales de otras organizaciones permiten otros colores.

Temperamento y carácter del coton de Tuléar

Los coton son perros dulces, muy alegres, juguetones, inteligentes y sociables. Se adaptan con facilidad a diferentes situaciones y tienden a ser muy divertidos. Eso sí, necesitan compañía para sentirse bien.

Es fácil socializar a estos perros, ya que suelen llevarse bien con gente, otros perros y otras mascotas. Sin embargo, una pobre socialización de los cachorros puede convertirlos en animales tímidos y escurridizos, por lo que es importante prestar atención a la socialización de los coton desde temprana edad.

También es fácil entrenar al coton de Tuléar, ya que destaca por su inteligencia y facilidad de aprender. Sin embargo, el adiestramiento canino debe realizarse en positivo, ya que de esta forma se puede desarrollar todo el potencial del perro y porque esta raza no responde bien al adiestramiento tradicional. El coton de Tuléar puede desempeñarse muy bien en deportes caninos como el agility y la obediencia competitiva.

En general, estos perros no presentan problemas de comportamiento cuando han sido correctamente socializados y educados. Sin embargo, dado que son animales que necesitan estar acompañados la mayor parte del tiempo, pueden desarrollar ansiedad por separación con facilidad si pasan largos períodos en soledad.

Los coton son excelentes mascotas para casi cualquier persona. Pueden ser grandes compañeros para personas solas, parejas y familias con niños. También son excelentes perros para propietario novatos. Sin embargo, por su pequeño tamaño son susceptibles a lesiones y lastimaduras, por lo que no es aconsejable que sean mascotas de niños pequeños que todavía no pueden cuidar adecuadamente a un perro.

Peso y altura

De acuerdo con el estándar FCI de la raza, el tamaño ideal para el coton de Tuléar es el siguiente:

  • De 26 a 28 centímetros a la cruz para los machos.
  • De 23 a 25 centímetros a la cruz para las hembras.

El peso ideal es el siguiente:

  • De 4 a 6 kilogramos para los machos.
  • De 3,5 a 5 kilogramos para las hembras.

Salud y cuidados

El coton de Tuléar tiende a ser un perro saludable y no se conocen enfermedades específicas de la raza. Sin embargo, no por eso hay que descuidar su salud. Al contrario, es importante hacer revisiones veterinarias periódicas y seguir los consejos del veterinario, al igual que para todos los perros.

El coton no pierde pelo, o lo pierde en muy poca cantidad, por lo que es un excelente perro hipoalergénico. Sin embargo, es importante cepillarlo a diario para evitar que su pelaje de algodón se enrede y maltrate. No es necesario llevarlo al peluquero canino y tampoco hay que bañarlo con mucha frecuencia. Lo ideal es bañarlo sólo cuando se ensucia y la frecuencia recomendada es de dos a tres veces al año.

Estos perros necesitan más ejercicio que otras razas de perros pequeños. Sin embargo, se adaptan muy bien a diferentes situaciones, ya que su tamaño les permite ejercitarse dentro de casa. Aún así, es importante brindarles al menos un paseo diario para que se ejerciten y socialicen, además de algún tiempo de juego. De ser posible, hay que darles la oportunidad de practicar algún deporte como el agility, que disfrutan mucho.

Lo que sí es innegociable en esta raza es su demanda de compañía. El coton de Tuléar no puede vivir aislado en un cuarto, un patio o un jardín. Éste es un perro que necesita pasar la mayor parte del día con los suyos y demanda mucha atención. No es un perro para personas que pasan fuera la mayor parte del día, sino para quienes tienen tiempo para dedicarle a sus mascotas.

Historia del coton de Tuléar

El origen de esta raza es confuso y no se tiene un registro fidedigno del mismo, pero se piensa que el coton de Tuléar proviene de perros europeos de la familia de los bichones que habrían sido llevados a Madagascar por tropas francesas o tal vez por marinos portugueses e ingleses.

Sea como fuere, el coton de Tuléar es un perro malgache, desarrollado en la ciudad portuaria de Tuléar, hoy conocida como Toliara. Este perro, tradicionalmente muy apreciado por las familias acomodadas de Madagascar, tardó en darse a conocer al mundo. Fue recién en 1970 que la raza obtuvo el reconocimiento oficial de la Federación Cinológica Internacional (FCI) y fue en esa década que se exportaron los primeros ejemplares a América.

Actualmente el coton de Tuléar es un perro poco conocido en el mundo entero, pero su popularidad está creciendo gradualmente.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.