Historia del golden retriever

razas de perros

La historia del golden retriever es la historia de una raza con estrella, de una raza que logró superar con creces la imaginación de quienes se animaron a soñar con el perro de caza perfecto.

También es la historia de la alegría, el amor, la entrega y la solidaridad, plasmadas en la devoción del perro por el ser humano.

En pocas palabras, es la historia de un perro cazador que se convirtió en un perro humanitario.

En busca del perro perfecto

Los aristócratas europeos del siglo XIX que eran aficionados a la caza, se habían obsesionado con la búsqueda del perro perfecto. Buscaban un perro multifuncional capaz de desenvolverse en diferentes terrenos y llevar a cabo diferentes tareas. En el Reino Unido, la obsesión se había concentrado en los perros retriever, ya que los pointer y los setter no habían dado buenos resultados en el cobro de la pieza.

Así, muchos nobles europeos del siglo XIX se dedicaban, entre otras cosas, a la cría de perros de caza. Llevaban a cabo cruces entre diferentes razas de perros con la esperanza de conseguir las cualidades que cada uno buscaba. Lastimosamente, mantenían en secreto los cruces que realizaban, sin dejar ningún registro de lo que hacían. Aunque muchos de los retriever actuales son el resultado de esos programas no sistemáticos de cría, la mayoría de esos nobles fracasaba en el intento de conseguir un perro idóneo para la caza.

Sir Dudley Marjoribanks, quien posteriormente fue nombrado Lord Tweedmouth, era uno de los soñadores que buscaba el perro perfecto para la caza de aves en los bosques escoceses de Guisachan. Afortunadamente, Lord Tweedmouth era un hombre ordenado y meticuloso, que seguía programas de cría bien planificados y mantenía un registro de todos los cruces realizados y las razas empleadas.

En 1865, Tweedmouth adquirió a "Nous", un wavy coated retriever amarillo proveniente de una camada no registrada. Ese perro fue cruzado con una Tweed water spaniel llamada "Belle", también de propiedad de Tweedmouth, y la descendencia fue el pilar fundamental para el desarrollo de la raza que hoy conocemos como golden retriever.

Los wavy coated retriever, hoy extintos, eran perros cobradores comunes en el Reino Unido en ese tiempo, y provenían de cruces entre el Newfoundland de San Juan y setters. Por tanto, eran perros con grandes cualidades para señalar la caza y cobrarla, tanto en tierra como en agua. Esos perros son los ancestros más directos del flat coated retriever y, dado que constituyeron un aporte importante para el golden retriever, no es de extrañar que exista un gran parecido físico entre el flat coated y el golden de hoy en día.

Los Tweed water spaniel, también extintos en la actualidad, eran perros spaniel pequeños que provenían de cruces entre perros de aguas y spaniel de campo. Por tanto, también tenían habilidad para cobrar en agua, al mismo tiempo que eran buenos para levantar la caza.

Durante los siguientes 20 años, aproximadamente, Lord Tweedmouth llevó a cabo varios cruces entre los descendientes de esa primera camada y perros de otras razas, siempre en la búsqueda del perro cazador perfecto. Introdujo sangre de setter irlandés en la raza que estaba creando y modificó la proporción en que utilizaba Tweed water spaniel y wavy coated retriever. Después de "Nous", sin embargo, todos los wavy coated retriever empleados fueron de color negro.

Después de 20 años de crianza selectiva, los perros de Lord Tweedmouth ya presentaban la apariencia general del golden retriever. Aunque todavía existía mucha variación individual en la textura y el color del pelaje, y aunque todavía no tenía el nombre actual, se puede decir que para 1889 había nacido la raza golden retriever.

Mitos sobre el origen del golden retriever

Inicialmente se pensaba que el origen del golden retriever se encontraba en una tropa de ocho perros rusos de circo que Lord Tweedmouth había visto actuando en Brighton en 1858, y que lo habían impresionado por su obediencia.

Sin embargo, en 1952, el sexto Earl de Ilchester, pariente de Lord Tweedmouth, historiador y criador de golden retriever, desmintió esa teoría al presentar el registro genealógico que había dejado su ancestro. En él se encontraba el registro completo de los perros utilizados para crear la raza golden retriever, y no se hacía ninguna alusión a los perros de circo.

Presentando al golden retriever en sociedad

El golden retriever empezó a adquirir notoriedad en la cinofilia británica y dentro de la sociedad británica, a principios del siglo XX. Durante los primeros años de ese siglo se registraron los primeros ejemplares de golden retriever en el Kennel Club del Reino Unido, bajo la denominación de "yellow flat coated retriever" (retriever amarillo de pelo liso).

Pocos años después del registro de los primeros perros de esta raza, en 1908, se presentaron los primeros ejemplares en una exposición organizada por el Kennel Club del Reino Unido. Esos perros pertenecían al único expositor de la raza en ese entonces, Lord Harcourt, y fueron presentados en una clase para cualquier variedad de retriever. Por supuesto, fueron presentados bajo el nombre de "yellow flat coated retriever", pero se dice que Lord Harcourt ya había pensado en el nombre de golden retriever para la raza.

Los golden llamaron la atención del público durante esa exposición y mucha gente quiso tener uno de esos perros tan poco comunes para la época. Así, la popularidad del golden empezó a despegar desde el mismo momento en que la raza fue presentada en una sola exposición canina.

Ya en 1910 existía otra expositora aparte de Lord Harcourt, una gran aficionada a la raza, de apellido Charlesworth. Charlesworth dedicó gran parte de su vida al establecimiento y promoción de la raza golden retriever, y es imposible pensar qué sería de esta raza hoy en día sin la participación de esa mujer tenaz y trabajadora.

En 1911 Charlesworth organiza el primer club del golden retriever, escribe el estándar de la raza e inicia una campaña para que el golden retriever sea reconocido como raza independiente. En ese momento ya se había decidido el nombre actual de la raza, al parecer por influencia de Lord Harcourt.

El Kennel Club del Reino Unido reconoce al golden retriever como raza independiente en 1913, sólo dos años después de la fundación del primer club de la raza. Es a partir de ese momento que la popularidad del golden empieza a crecer exponencialmente, consiguiendo adeptos entre los expertos cinófilos, cazadores y propietarios de perros.

El advenimiento de la primera guerra mundial trunca todas las actividades organizadas por el Kennel Club, pero para ese momento el golden retriever ya se había posicionado sólidamente en los círculos de expertos en perros y en la mente del público en general. Así, aunque la guerra tuvo un impacto sobre la crianza de esta raza, dicho impacto fue mucho menor que para otras razas de perros.

En los años 20, el golden retriever es llevado a América, siendo reconocido por el Kennel Club Americano en 1925. Curiosamente, la popularidad de la raza crece en América durante los años de la segunda guerra mundial, cosa que no ocurrió con otras razas de perros.

A partir de su incursión en América y su mayor difusión por Europa, el golden retriever cobra notoriedad mundial gracias a sus cualidades como perro mascota, de trabajo y de caza, y se convierte en uno de los perros más populares del mundo.

Héroes dorados

Aún cuando el golden retriever sigue siendo un perro de caza muy eficiente, su gran capacidad de aprendizaje y su versatilidad lo han llevado a realizar las más diversas tareas en beneficio de la humanidad.

Actualmente el golden retriever puede ser visto en las pistas de exposición, deslumbrando con su belleza y elegancia. También se lo puede encontrar acompañando a los cazadores en las largas jornadas de caza, o divirtiéndose junto a su guía en divertidos y dinámicos deportes caninos. O simplemente pasando un grato momento junto a los suyos, compartiendo los momentos de risa y llanto de quienes le ofrecen una familia a cambio de su alegría y lealtad.

Pero la historia les ha reservado a estos perros un desafío mucho mayor, el desafío de ser héroes cotidianos que salvan vidas humanas, apoyan a los más necesitados, destruyen redes criminales e incluso diagnostican enfermedades.

Entre las diferentes labores que desempeñan los golden retriever hoy en día están la búsqueda y rescate de víctimas de catástrofes y personas perdidas, la detección de narcóticos y explosivos, la asistencia a personas con discapacidad, el apoyo emocional como perros de terapia e incluso la, todavía experimental, detección de células cancerígenas. No se puede negar que los golden retriever son héroes dorados que día a día nos ayudan a superar las dificultades y a comprender las alegrías de la vida.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.