Perros de ataque

miscelánea canina

Los perros de ataque son, como su nombre lo dice, perros entrenados para atacar a las personas. Aunque actualmente se asocia a estos perros con labores policíacas, no siempre fue esta su función. Es sabido que antiguamente se usaban perros de ataque para romper las primeras filas de ejércitos enemigos y para capturar y matar esclavos fugitivos.

En teoría, un perro de ataque debería ser capaz de atacar a la orden y detener el ataque de la misma manera. De esta forma, ese perro sería de utilidad para ayudar a mantener la seguridad y, al mismo tiempo, no representaría un peligro.

Lastimosamente, es muy frecuente encontrar perros que han sido entrenados para atacar, y que no han recibido otro tipo de adiestramiento adicional. Así, se pueden encontrar perros que atacan sin motivo y no detienen su ataque a menos que sean forzados físicamente. Se pueden ver perros de este tipo incluso en secciones policiales de algunos países.

Los perros de ataque que reaccionan de esa manera pueden incluso atacar a su dueño o a su adiestrador. Esto porque tales perros no son perros entrenados, sino perros neuróticos que son incapaces de controlarse. De hecho, esos perros no deberían llamarse perros de ataque sino perros peligrosos y trastornados.

Por otra parte, existen perros realmente entrenados para el ataque. Estos perros responden correctamente a las órdenes para empezar un ataque y terminarlo, y también responden a la perfección a los ejercicios de obediencia canina. Estos perros no solamente reciben un adiestramiento largo y exigente, sino que son seleccionados en función a sus características físicas y psicológicas.

Perros de ataque y perros de guardia

Los perros de ataque no son lo mismo que los perros de guardia. Aunque un perro de ataque también puede cumplir funciones de guardián, los perros de guardia no siempre son aptos para el ataque.

La función de un perro de guardia es la de avisar cuando detecta la presencia de un extraño y ahuyentar a esa persona. Estos perros no necesitan atacar a la persona. Por tanto, muchas razas pequeñas pueden ser utilizadas para la guardia, aunque son completamente inútiles para el ataque.

De hecho, un schnauzer miniatura o un pinscher miniatura podrían ser excelentes guardianes al mismo tiempo que son excelentes mascotas. Por supuesto, ninguno de estos perros sería de utilidad si fuese necesario atacar a un ladrón.

¿Son peligrosos los perros de ataque?

La pregunta es muy frecuente: ¿Mi perro será peligroso si lo entreno para el ataque?

Un perro de ataque mal entrenado siempre será peligroso. Simplemente será un perro neurótico que ataca a quien sea y sin ninguna razón.

Sin embargo, un perro bien entrenado puede no ser peligroso. Digo "puede no ser" porque eso depende de su guía y su dueño. Una persona experimentada y que conozca bien al perro podrá controlarlo en cualquier momento y, lo más importante, sabrá predecir las reacciones de su perro. De esta manera, podrá evitar situaciones riesgosas y su perro no será peligroso.

Por otra parte, un perro de ataque perfectamente entrenado será peligroso si su dueño o guía no tiene suficiente experiencia o no conoce muy bien al perro.

Por eso, si decides entrenar a tu perro para el ataque, primero tienes que entrenarte tú. Quizás la mejor manera de hacer esto sea participar en un club canino en el que se practiquen deportes como el Schutzhund, Mondio Ring, Ring Belga, etc. Estos deportes tienen estándares altos y bien definidos, por lo que sus practicantes suelen ser personas experimentadas en el adiestramiento y con conocimientos sobre la agresión canina.

Normalmente los perros entrenados para esos deportes son perros muy confiables y seguros. Por supuesto, esto ocurre porque sus dueños y sus guías son conocedores del comportamiento canino y conocen a sus perros a la perfección.

¿Son necesarios los perros de ataque?

Dejando a un lado los deportes caninos mencionados antes, donde el ataque juega solamente una parte, la utilidad de los perros de ataque es cuestionable.

Un perro siempre estará en desventaja frente a las armas actuales, por lo que su utilidad como mecanismo de defensa ha disminuido notablemente desde que empezaron a usarse perros de ataque. Un perro es completamente inútil frente a una pistola.

Por otra parte, un perro no es 100% confiable bajo condiciones de gran estrés (como un asalto), aún cuando esté muy bien entrenado. Sin embargo, los perros de ataque pueden ser muy útiles como armas disuasivas.

Los perros de ataque son una desventaja más que una ventaja para un civil. Los perros de ataque pueden tener su lugar en las tropas militares, en las filas de la policía y por supuesto en algunos deportes caninos, pero no entre las mascotas comunes.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.