Beagle

razas de perros

El beagle es un sabueso pequeño, compacto y robusto, pero no tosco. Este perro tiene toda la apariencia de un sabueso, pero en tamaño reducido. Las orejas caídas, la variedad de colores y la forma de la cabeza le dan al beagle la apariencia de un foxhound inglés a escala.

El beagle más famoso en el mundo entero es el divertido personaje "Snoopy" de los dibujos animados.

La cabeza del beagle es de apariencia poderosa, aunque no tosca, y libre de arrugas. El cráneo es ligeramente abombado y presenta una cresta occipital leve. Su expresión facial es amigable, dulce y simpática.

La longitud desde el stop hasta la punta de la nariz es similar a la que existe entre el stop y el occipucio. El stop está bien definido.

La nariz del beagle es ancha y con fosas nasales anchas, para facilitar su labor de perro de rastro. Se prefiere la nariz negra, pero colores más claros son aceptados en ejemplares de coloración clara.

El hocico no es puntiagudo y los labios son moderadamente desarrollados. Las mandíbulas son fuertes y presentan una mordida en tijera perfecta, regular y completa.

Las orejas del cuelgan pegadas a las mejillas y su extremo es redondeado. Son largas y llegan casi hasta la nariz cuando el perro tiene la cabeza hacia abajo.

Los ojos grandes y bien separados entre sí, no están hundidos en sus órbitas ni sobresalen de las mismas. Son de color es marrón oscuro o avellana.

Cabeza de perro beagle

Foto de la cabeza típica de un beagle. Copyright (c) 2007 Pablo Bertschi.

El beagle tiene un cuerpo cuadrado (longitud igual a la altura) cuya línea superior es recta y nivelada. El lomo es corto pero bien balanceado y poderoso, y el pecho es profundo.

La cola de este perro es moderadamente larga y gruesa. De inserción alta, el beagle la suele llevar levantada, pero nunca enroscada sobre la espalda.

El pelaje del beagle es corto, denso y duro. Es resistente a la intemperie y puede presentarse en cualquier color aceptado para los sabuesos, excepto el color hígado. La punta de la cola debe ser blanca.

Temperamento y carácter del beagle

El beagle es un perro dulce, alegre curioso y muy sociable. Además es un perro inteligente, valiente y muy independiente.

Con un carácter calmado y sociable, el beagle es un buen compañero para los niños. También suele llevarse bien con otros perros. Según algunos autores esto se debe a que las características físicas del beagle le permiten comunicarse muy bien mediante el lenguaje corporal.

Perro beagle jugando

Perro beagle corriendo. Copyright (c) 2007 Pablo Bertschi.

Al ser una raza desarrollada para cazar en grupo, el beagle es muy sensible a la soledad. Por eso no es conveniente dejarlo solo por mucho tiempo. Esta raza puede desarrollar serios problemas de conducta por aburrimiento y soledad. Además, los beagles pueden ser muy ruidosos, por lo que pueden convertirse en una molestia para los vecinos si no tienen con qué entretenerse.

A pesar de su necesidad de compañía, los beagles son perros muy curiosos y tienden a ser muy independientes cuando encuentran algún rastro a seguir. Cualquier beagle tendrá tendencia a seguir rastros incluso cuando está paseando, por lo que estos perros suelen caminar con la nariz pegada al piso. Esto es un problema para algunas personas, ya que puede resultar difícil captar la atención de un beagle que está concentrado en alguna pista de olor.

Con todas sus virtudes y defectos, éste es un perro fácil de entrenar. Prueba de ello son los cientos de perros beagle entrenados para cazar, para detectar sustancias (drogas, frutas, etc.) en aeropuertos y como perros de búsqueda y rescate.

Sin embargo, los métodos tradicionales de adiestramiento canino no se ajustan bien a esta raza y es preferible entrenarlos con métodos más amigables como el adiestramiento con clicker. También se debe tomar en cuenta que las conductas instintivas no pueden ser eliminadas a través del adiestramiento, por lo que se le debe dar al beagle la posibilidad de buscar rastros y seguir olores, aunque sea como una actividad recreativa.

Peso y altura

De acuerdo en el estándar de la raza, el beagle debe tener una altura a la cruz que esté entre los 33 y 40 centímetros.

El estándar de la raza no especifica un peso, pero los beagles suelen pesar entre 9 y 11 kilogramos.

Salud y cuidados

La gran demanda de beagles ha permitido que se desarrolle cría con fines netamente comerciales, que no toma en cuenta los criterios responsables de cría de perros. Por eso, algunas líneas de esta raza presentan mucha susceptibilidad a enfermedades como: epilepsia, problemas cardíacos, enfermedades de la espalda y enfermedades de la vista.

Por supuesto, también existen muchos criadores responsables que mantienen líneas saludables de la raza. Si estás pensando en adquirir un beagle, es recomendable que busques un criador responsable cuyo objetivo no sea únicamente el lucro.

Al igual que la mayoría de los perros, los beagles necesitan ejercicio físico y mental para mantenerse en buen estado de salud. Sin embargo, el beagle se acomoda muy bien a vivir en un departamento, ya que su temperamento suele ser calmado.

De cualquier manera, es importante proporcionarle paseos y juegos diarios. El adiestramiento con métodos positivos también ayuda a mantener la salud psicológica de estos perros, ya que les proporciona estimulación mental. Los juegos de búsqueda son útiles para proporcionar momentos de alegría a los beagles.

El manto corto del beagle es fácil de mantener. El cepillado regular y el baño cuando es necesario, serán suficientes. El cepillado ayudará también a mantener los muebles y la ropa libres de pelos, ya que estos perros pierden pelo de forma regular.

Las orejas del beagle son propensas a infecciones, por lo que es bueno revisarlas de vez en cuando.

La historia del beagle

Aunque su origen no está bien documentado, es probable que el beagle se haya originado de cruces realizados en Inglaterra entre perros de raza harrier y otros sabuesos ingleses.

Su reducido tamaño, gran capacidad olfativa y excelente disposición para el trabajo, hicieron del beagle una de las razas preferidas para cazar liebres y faisanes.

A medida que aumentó el interés por los perros de compañía, mucha gente se dio cuenta que el beagle también era una excelente mascota y que podía cumplir funciones diferentes a las del perro cazador. Es así que el beagle cobró mucha popularidad en las ciudades.

También logró mucha aceptación como perro detector de drogas y otras sustancias, y como perro de búsqueda. Además de un excelente olfato, el beagle tiene el tamaño adecuado para ser transportado con facilidad a diferentes lugares, lo que le da una ventaja sobre otras razas de perros para realizar funciones de perro detector y perro de búsqueda.

Además de todas esas funciones, el beagle ha incursionado exitosamente en el campo de los perros de asistencia. Aunque todavía no son muchos los beagles que colaboran a personas con necesidades especiales, los ejemplares que cumplen estas funciones han demostrado la versatilidad de una raza excepcional que seguirá dando mucho de qué hablar.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.