Terrier checo

Terrier checo

Un terrier checo adulto, con corte de pelo para exposición.

Fotografía de Pleple2000 en Wikimedia Commons, bajo licencia Creative Commons.

El terrier checo, también conocido como Cesky terrier y terrier bohemio, es un perro pequeño y elegante de patas cortas, pelo largo y con el cuerpo más largo que alto. Esta raza de tan agradable apariencia es relativamente nueva.

Apariencia del terrier checo

El cuerpo de este perro es alargado, con espalda fuerte, lomo ligeramente arqueado, pecho de forma cilíndrica y vientre ligeramente retraído. Las patas cortas son fuertes.

La cabeza del terrier checo tiene forma de cuña truncada, siendo larga pero no muy ancha. La nariz es negra en los perros de pelo gris, y de color hígado en los perros de pelaje café con leche. Los ojos son medianos, de expresión bondadosa y su color puede ir desde castaño hasta pardo oscuro. Las orejas son triangulares, medianas y de inserción alta. Cuelgan a los lados de la cabeza, bien pegadas a las mejillas.

La cola es de inserción baja y relativamente gruesa. Idealmente, tiene una longitud de 18 a 20 centímetros.

El pelo de este perro terrier no es muy abundante y es largo, fino, ligeramente ondulado y brilloso. Cuando el perro es adulto puede ser de color gris azulado o café con leche, y puede presentar marcas amarillas, grises o blancas. En perros grises, los cachorros son negros. En perros café con leche, los cachorros son de color chocolate.

Temperamento y carácter del terrier checo

Éste es un terrier poco característico en lo que se refiere al temperamento. Aunque es un perro activo, valiente y con fuerte impulso de caza, fue seleccionado para ser menos agresivo que el terrier promedio.

Estos perros tienden a ser reservados con la gente, pero no suelen ser agresivos. Con los suyos, sin embargo, son muy amigables y demandan mucha compañía de la familia. A diferencia de otros terrier, suelen llevarse bien con otros perros, pero no ocurre lo mismo con otras mascotas. Los terrier checos son, ante todo, perros de caza con tendencia a perseguir y atacar a otros animales pequeños. Es importante empezar la socialización de los perros a temprana edad.

También es bueno iniciar el adiestramiento a temprana edad. Debe hacerse con métodos positivos, como el adiestramiento con clicker, ya que estos perros son muy sensibles y responden mal a las técnicas tradicionales. Los gritos y castigos físicos no sirven más que para destrozar la relación entre el perro y su propietario.

En general, los terrier checos no presentan problemas de comportamiento característicos de la raza, pero lógicamente pueden presentar los problemas comunes a todas las razas de perros. Hay que brindarles mucha compañía porque al estar solos por períodos prolongados pueden destruir cosas o desarrollar ansiedad por separación.

En términos generales, estos perros son excelentes mascotas para personas adultas y familias con niños grandes que respetan al perro. Las personas que desean tener un terrier checo deben tener tiempo suficiente para no dejarlo solo por mucho tiempo, o la posibilidad de llevarlo al trabajo. No son buenas mascotas para niños pequeños, porque éstos tienden a maltratar involuntariamente a los perros.

Peso y altura

La altura a la cruz varía entre 25 y 32 centímetros, siendo el tamaño ideal de los machos de 29 centímetros a la cruz, y el de las hembras de 27 centímetros a la cruz. El peso no debe ser inferior a 6 kilogramos ni superior a 10 kilogramos.

Salud y cuidados

En general, el Cesky terrier no presenta enfermedades típicas de la raza, y es un perro muy saludable. Lógicamente, puede presentar las enfermedades comunes a cualquier raza de perros y necesita recibir el cuidado veterinario adecuado, así como las vacunas recomendadas para cualquier perro.

El pelo de este terrier tiene que ser cepillado dos a tres veces por semana para no enredarse. Además, es necesario cortarlo cuatro veces por año para mantener la forma (no es obligatorio en perros mascota). A diferencia de otros perros terrier, no se aplica el stripping (remoción manual del pelo muerto) en el pelo del terrier checo, sino que simplemente se corta. No es bueno bañar al perro muy seguido, sino sólo cuando es realmente necesario.

El terrier checo no demanda mucho ejercicio, pero sí necesita actividad física para mantenerse en forma. Puesto que tiene tendencia al sobrepeso, es importante darle a este perro una caminata moderada cada día o un buen juego de búsqueda o cobro. También es buena idea combinar el ejercicio diario con el adiestramiento canino y los juegos con otros perros.

Por otra parte, una necesidad grande de este perro es la compañía. No es un perro para dejar afuera todo el tiempo y necesita pasar la mayor parte del tiempo con su familia. Dado que se puede adaptar bien a la vida en un departamento y a altas densidades poblacionales, es un excelente perro para vivir en la ciudad.

Historia del terrier checo

Esta raza es reciente y fue creada intencionalmente por František Horák, un criador checo que buscaba desarrollar un perro de cacería ligero, bajo, bien pigmentado y fácil de manejar.

Horák empezó el desarrollo de esta raza en la hermosa villa checa de Klánovice, en los alrededores de Praga, en el año 1949. Para esto, realizó cruces sucesivos entre perros Sealyham terrier y Scottish terrier.

En 1959 se expusieron por primera vez estos perro bajo el nombre de "Cesky terrier" y la raza fue reconocida por la Federación Cinológica Internacional en 1963.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.