Cómo ser un propietario responsable

miscelánea canina

Ser el propietario responsable de un perro significa muchas cosas.

Por un lado, tienes que cuidar muy bien a tu cachorro. Tienes que proporcionarle un lugar seguro donde pueda vivir, así como la comida necesaria para mantenerlo saludable. También tienes que proporcionarle los cuidados médicos que requiera, un buen tiempo diario para compartir con él y el ejercicio necesario para mantenerlo en forma y feliz.

En definitiva, tienes que asegurarte que tu perro disfrute de buena salud física y mental.

Por otra parte, tienes que asegurarte de que tu perro no se convierta en una molestia (o en un peligro) para los demás. Esto significa que tanto tú como tu perro tienen que ser buenos ciudadanos.

La mayoría de los problemas de conducta canina tienen que ver más con la irresponsabilidad de los dueños que con la "actitud diabólica" de los perros.

Muchas personas piensan que basta con tener un jardín para poder tener a un perro. Entonces, no se preocupan por educar a ese pobre animal. Cuando aparecen los problemas de comportamiento, deciden la "mejor opción" para solucionarlos: regalan al perro, lo abandonan, lo hacen dormir (que forma más diplomática para evitar el término "asesinato", ¿verdad?), o llaman a un adiestrador de perros.

Lastimosamente, los que deciden llamar a un adiestrador son la minoría. Y, para peor, normalmente piensan que un adiestrador es un tipo con la capacidad de "reprogramar" a un perro.

Los dueños irresponsables piensan que la conducta del perro se arreglará mágicamente, sólo porque han contratado a un especialista. Si esos dueños no ponen de su parte, el resultado final será un perro que se comporta perfectamente... sólo cuando está el adiestrador.

Ser el dueño responsable de un perro requiere algún esfuerzo. Además, la responsabilidad debería empezar antes de comprar al perro. Es casi como decidir si vas a tener hijos o no. Necesitas estar seguro que podrás cuidarlos y educarlos correctamente.

Más allá de que ya tengas a tu perro, o todavía estés pensando en comprarlo, ya has dado el primer paso para ser un propietario responsable: informarte. Es importante que averigües sobre nutrición, salud y educación del perro. Sólo entonces podrás evaluar si puedes cuidar adecuadamente de un perro.

Algunas preguntas que deberías hacerte para saber si eres o puedes ser un dueño responsable son:

  • ¿Tienes el tiempo suficiente para dedicarle a tu perro cada día? ¿Para no dejarlo solo la mayor parte del día?
  • ¿Estás dispuesto a limpiar sus necesidades cuando las haga en un lugar equivocado?
  • ¿Tienes el tiempo para enseñarle dónde puede hacer sus necesidades y dónde no?
  • Si no puedes pasar mucho tiempo con tu perro, ¿puedes contratar un paseador de perros que lo saque por lo menos dos horas cada día? ¿El paseador podrá recoger a tu perro si tu no estás en tu casa (no tendría mucho sentido que lo saque a pasear en los momentos que tú puedes compartir con tu perro)?
  • ¿Podrás pagar las cuentas veterinarias, la comida de tu perro, el material necesario para educarlo y sus juguetes?
  • ¿Estás pensando en comprar (o ya tienes) un perro de una raza que requiere mucho ejercicio? Mucha gente compra terriers pequeños sólo porque son pequeños, sin saber que son animales que necesitan mucho ejercicio diario. Otras personas compran labradores porque estos perros han ganado popularidad como mascotas familiares, pero no saben que esos perros necesitan muchísimo ejercicio. Esas personas terminan teniendo perros destructores o agresivos y piensan que su labrador "está fallado".
  • Si quieres un perro de raza grande, ¿tienes la fuerza para dominarlo si fuese necesario? ¿tu presupuesto mensual se verá afectado por la alimentación de un perro de más de 40 kilos?

Por supuesto, también tendrás que hacerte algunas preguntas específicas sobre el perro que ya tienes o el que quieres comprar. Por ejemplo, deberás averiguar si existe alguna regulación específica sobre ciertas razas en tu ciudad.

La mejor manera en que puedes convertirte en un dueño responsable de tu perro, es leyendo y preguntando.

¡Felicidades por haber dado el primer paso!

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.