Educar perros

adiestramiento canino

Educar perros es en parte ciencia y en parte arte. Es una tarea sencilla cuando sabes cómo hacerlo y cuando no tratas de apurar las cosas. Sin embargo, educar a un perro te puede parecer una tarea imposible si sigues los consejos incorrectos.

Existen dos líneas principales de educación canina, que se suelen llamar "tradicional" y "positiva", respectivamente. Aunque esos términos a veces se usan de forma despectiva, en este artículo simplemente se usan para indicar las diferencias entre estas líneas de pensamiento sobre la educación de los perros.

El adiestramiento canino tradicional está basado principalmente en el reforzamiento negativo y en el castigo positivo. Esto no significa que los adiestradores tradicionales sean unos cavernícolas que golpean a los perros. Simplemente significa que en este tipo de educación canina predominan las correcciones cuando el perro no responde de la manera esperada.

Por su parte, el adiestramiento canino positivo se basa principalmente en el reforzamiento positivo para educar perros, aunque también utiliza otros medios (castigo negativo, contracondicionamiento, desensibilización sistemática, etc.) para corregir las conductas inadecuadas.

El adiestramiento tradicional suele ser más duro y coercitivo que el adiestramiento positivo, pero cualquiera de los dos tipos de adiestramiento funcionan bien cuando se los realiza correctamente. Por supuesto, realizado incorrectamente, ninguno de los dos tipos de adiestramiento servirá para educar a un perro.

¿Educar perros o adiestrar perros?

Si has leído algún libro de adiestramiento tradicional posiblemente te has encontrado con la dicotomía entre educar perros y adiestrar perros. Históricamente, en el adiestramiento tradicional se ha separado la educación del cachorro del adiestramiento formal del perro joven y adulto. De acuerdo con esa diferenciación, la educación del cachorro debe ser llevada de forma diferente que la educación (o adiestramiento) del perro adulto.

Esta dicotomía se basa en dos hechos: 1) los cachorros no tienen la misma capacidad de atención que los perros adultos; y 2) las herramientas del adiestramiento tradicional (collares de ahorque y de púas) pueden dañar con mucha facilidad el cuello de un cachorro.

Sin embargo, en el adiestramiento positivo no se hace esa diferenciación, ya que los métodos empleados son efectivos para educar perros de cualquier edad. Además, no se emplean collares de ahorque o de púas, por lo que las herramientas empleadas no pueden dañar a los cachorros. A pesar de esto, se reconoce la limitación de atención de los cachorros y no se tienen las mismas exigencias que para los perros adultos.

Temas frecuentes en la educación de los perros

Aunque puedes enseñarle a tu perro muchas cosas, existen temas frecuentes en la educación de cualquier perro. Estos temas incluyen los buenos modales de un perro de compañía y la obediencia básica que debería tener todo perro.

Los buenos modales caninos son necesarios para cualquier perro y comprenden lo que se puede denominar adiestramiento canino básico. Como norma general incluyen:

Por su parte, la obediencia canina competitiva no es realmente necesaria para un perro mascota, pero puede ser de gran utilidad. De hecho, quienes han tenido un perro entrenado en obediencia no pueden concebir la idea de tener otro perro sin ese tipo de adiestramiento. La obediencia canina básica comprende los siguientes ejercicios:

¿Cómo puedes aprender a educar perros?

La mejor forma para aprender a educar a tu perro es mediante la guía de un adiestrador profesional. Sin embargo, los libros y videos de adiestramiento canino son de gran utilidad para aprender a adiestrar y educar perros.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.