10 mitos sobre el pitbull

los perros pitbull

Los pitbull son los perros más controversiales y mediáticos de la actualidad. Como es de esperar bajo esas circunstancias, existen muchos mitos alrededor de esta raza. A continuación tienes los 10 mitos más comunes sobre los perros pitbull:

1. Todos los pitbull son agresivos y peligrosos

A pesar de la mala prensa que recibe la raza, no todos los pitbull son agresivos ni peligrosos. Al contrario, la mayoría son mascotas que no causan mayor problema ni ponen en riesgo a nadie.

La otra cara de la moneda de este mito es que todos los pitbull son amigables y sociables. Esto tampoco es cierto, aunque los más férreos defensores de la raza lo quieran creer. Así como existen perros pitbull muy amigables, también existen algunos otros que son agresivos y peligrosos.

La agresividad y peligrosidad depende de cada perro en particular y no es característica exclusiva de una raza. Así, existen perros pitbull que son agresivos y perros pitbull que son sociables. Esto depende de la genética de los perros, su socialización, su adiestramiento, el cuidado que reciben de sus propietarios y la manera en que son manejados y controlados.

2. Las mandíbulas del pitbull se trancan cuando muerden

Un mito tan común como absurdo. No existe ningún mecanismo anatómico ni fisiológico diferente en el pitbull que permita que sus mandíbulas se tranquen. En este sentido, la mordida del pitbull es exactamente igual que la de cualquier otro perro.

Este mito no sólo se relaciona con el pitbull, sino con muchas otras razas de perros. También se escucha decir que los boxer, los bulldog, los amstaff y otros perros tienen la capacidad de trancar sus mandíbulas cuando muerden, pero es simplemente un mito absurdo.

3. El cerebro del pitbull crece más que lo que permite su cráneo

Se dice que el cerebro del pitbull crece más de lo que permite el cráneo y por eso estos perros enloquecen y se vuelven agresivos. Es completamente falso que el cerebro crezca más de lo que permite el cráneo en cualquier pitbull normal y en cualquier perro normal.

Este mito se originó en relación al perro doberman cuando esa era la raza temida del momento. No es cierto, ni en el doberman ni en el pitbull.

Si el cerebro llegase a crecer más de lo que permite el cráneo, los perros simplemente morirían.

4. La mordida del pitbull supera las 1600 psi (libras por pulgada cuadrada)

Uno de los mitos más difundidos es que el pitbull tiene una presión de mordida que supera las 1600 psi, que en el sistema métrico equivalen a 112,49 kilogramos-fuerza por centímetro cuadrado.

Medir la presión de mordida de cualquier animal aparte de los humanos es extremadamente difícil, ya que no se puede pedir la colaboración de los sujetos experimentales, y no se consiguen datos precisos. Sin embargo, se han hecho algunas mediciones que dan una idea de la potencia de mordida de perros y otros animales.

National Geographic hizo mediciones de mordidas de diferentes especies, entre las que se encuentran los perros. Si bien no se trata de estudios con todo el rigor científico, proporcionan datos que por lo menos permiten evaluar el mito de la presión de mordida del pitbull.

En las investigaciones que realizaron encontraron que la mordida promedio en perros alcanza 320 psi, y que el pitbull no es la raza con mayor presión de mordida. También se estimó que la mordida de leones, hienas y tigres ronda las 1000 psi.

Así que si los pitbull tuvieran una mordida de 1600 psi superarían la mordida de un león. Sería imposible entrenar schutzhund o hacer adiestramiento de defensa con estos perros, porque simplemente destrozarían las mangas de protección, junto con los brazos de los figurantes.

Un mito frecuente, pero que no se aproxima para nada a la realidad.

5. El temperamento del pitbull es inestable e impredecible

También se dice que el temperamento del pitbull es impredecible y que en cualquier momento puede atacar tanto a conocidos como a desconocidos sin dar señal alguna. Esto es falso.

Los perros pitbull saludables muestran todas las señales de estrés que presentan los demás perros. Además, su temperamento es muy estable y es muy extraño que ataquen sin motivo. De hecho, pruebas de temperamento hechas por la Sociedad Americana de Evaluación del Temperamento (American Temperament Test Society) sugieren que el pitbull tiene un temperamento más estable que la mayoría de las razas caninas.

6. Por su historia como perro de pelea, el pitbull es agresivo con la gente

Las peleas de perros que se originaron en el siglo XIX se llevaban a cabo en fosas donde se encontraban los perros sometidos a esa crueldad y sus respectivos propietarios. Al final de las peleas las personas tenían que poder sujetar a sus perros (los vencedores) para retirarlos de la fosa.

Por tanto, la cría que se hacía seleccionaba animales agresivos hacia otros perros, pero con facilidad para socializar con las personas.

Así que a lo largo de la historia, los pitbull han sido seleccionados para ser amigables con la gente, aún cuando en muchos casos también se los ha seleccionado para ser agresivos hacia otros animales. Esto también ha ocurrido con la mayoría de las razas de perros terrier y con muchos perros de caza.

Por supuesto, existen perros pitbull que son agresivos con la gente, pero eso no tiene que ver directamente con la historia de la raza ni es una característica de la misma.

7. Un pitbull que ataca a otros perros o a otros animales luego será agresivo con la gente

Falso. Los perros son capaces de distinguir entre diferentes animales (humanos incluidos) y que sean agresivos hacia una especie no significa que vayan a ser agresivos hacia otra.

Los perros de caza son un excelente ejemplo de esto. Pueden perseguir y atacar brutalmente a las presas que cazan, pero no hacen daño a sus humanos. Algo similar ocurre con los perros pastores que son capaces de matar depredadores pero conviven pacíficamente con ovejas y humanos.

Bueno, con los pitbull pasa lo mismo. Algunos perros pitbull han atacado a otros perros u otros animales, pero eso no significa que necesariamente vayan a ser agresivos con la gente.

8. Los pitbull no sienten dolor cuando pelean

Los pitbull sienten dolor tanto como otros perros, pero durante actividades emocionalmente intensas ese dolor puede pasar a segundo plano debido a que otras respuestas fisiológicas son más importantes para la supervivencia del organismo.

Esto ocurre también con perros de otras razas que pueden soportar situaciones muy dolorosas debido a la adrenalina del momento. También ocurre con personas y básicamente con cualquier animal.

Los pitbull sí sienten dolor y no merecen ser sometidos a peleas ni otras estupideces crueles que solamente se les pueden ocurrir a personas con problemas psicológicos.

9. Todos los pitbull pelean con otros perros

No es cierto que todos los pitbull peleen con otros perros. Existen perros pitbull que son muy agresivos con otros perros y no pueden socializar bien con su misma especie, pero también existen perros pitbull que son muy amigables con otros de su especie. La mayoría se encuentra en el medio, sin ser particularmente agresivos ni sociables con los suyos.

Por otra parte, hay gente que en respuesta a este mito sugiere que cualquier pitbull puede llevarse bien con otros perros si recibe la socialización y educación adecuadas. Esto tampoco es cierto, ya que algunos perros tienen problemas serios para socializar, ya sea por cuestiones genéticas o ambientales.

Por tanto, a cada pitbull se lo debe evaluar como individuo y no como raza. Algunos de estos perros serán sociables con perros y otros no.

10. Un pitbull agresivo no se puede rehabilitar

Algunos pitbull que desarrollan conductas agresivas o que han sido usados para peleas no pueden ser rehabilitados y deben ser sometidos a eutanasia. Sin embargo, muchos de ellos pueden perfectamente ser rehabilitados en base a un programa sistemático de socialización y adiestramiento canino orientado a sus necesidades.

Nuevamente, cada caso debe ser evaluado individualmente y no se debiera juzgar a todos los perros de la raza como si fuesen un solo individuo.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.