Perro de pastor australiano

perro pastor australiano

"Accra Frankly Speakin", una hembra de pastor australiano de color mirlo, propiedad de los señores Richards y la señora Harlow. Fotografía tomada en el campeonato canino de la ciudad de Birmingham, el 30 de agosto de 2003.

Fotografía de Sannse, bajo licencias GFDL y Creative Commons.

El pastor australiano es un perro mediano, ágil e inteligente. Por su carácter enérgico y trabajador, éste es uno de los mejores perros pastores que existen. Por lo mismo, puede ser una mascota difícil de manejar para quien no tiene el tiempo y el espacio suficientes.

Apariencia del perro de pastor australiano

El cuerpo de este hermoso perro es mediano, ligeramente más largo que alto y musculoso. La espalda es recta y nivelada, mientras la grupa es moderadamente descendente. El pecho es profundo y la línea inferior se retrae ligeramente en el abdomen.

La cabeza del pastor australiano es fuerte, delgada y bien proporcionada con el resto del cuerpo. La nariz es negra en los perros de color mirlo y los de color negro, pero es de color hígado en perros de color rojo y rojo mirlo. Los ojos tienen forma almendrada y pueden ser pardos, azules, ámbar, o cualquier combinación de estos colores. Las orejas son triangulares, medianas y de inserción alta.

De acuerdo con el estándar de la raza, la cola de este perro debe ser recta y puede ser naturalmente larga, naturalmente corta o amputada. Afortunadamente, muchos países prohíben el corte de cola en la actualidad, por lo que muchos perros se salvan de esa práctica cruel y sin sentido. Las colas naturalmente cortas, en esta raza, también pueden ser señales de problemas, ya que tienen una relación genética con problemas de espina dorsal.

El pelaje del perro pastor australiano es de longitud y textura media, y puede ser lacio u ondulado. La capa interna de pelo varía según las variaciones climáticas. Los colores aceptados para esta raza son: azul mirlo, negro, rojo mirlo y rojo.

Temperamento y carácter del perro de pastor australiano

Estos perros son excelentes pastores y tienen un temperamento seguro y muy enérgico, parecido al de los border collie. Suelen tener fuertes instintos guardianes y de pastoreo, y son muy curiosos e inteligentes.

Aunque son perros con fuertes tendencias a la guardia, también son animales amistosos y leales. No suelen ser pendencieros ni agresivos, aunque pueden ser algo reservados cuando conocen a alguien. Pueden llevarse bien con otros perros y otros animales, siempre y cuando hayan recibido una correcta socialización. De cualquier manera, es importante empezar la socialización de estos perros a temprana edad, para reducir las probabilidades de que desarrollen conductas agresivas o miedosas.

Por su gran inteligencia, los pastores australianos pueden ser entrenados con facilidad para cumplir muchas funciones. Sin embargo, son perros muy activos que pueden tener problemas con el adiestramiento de perros mascota, cuando se busca promover las conductas tranquilas. Consiguen buenos resultados en el adiestramiento deportivo en todas sus especialidades y, por supuesto, en el adiestramiento para herding (pastoreo). El adiestramiento con clicker es quizás la mejor manera de entrenar a estos perros, ya que les brinda mucha estimulación mental.

Estos perros no fueron seleccionados para ser mascotas, sino perros de trabajo, por lo que pueden desarrollar algunos problemas de comportamiento cuando viven la típica vida del perro de familia. Cuando se quedan solos por mucho tiempo, tienden a ser perros destructores y pueden volverse agresivos. Lo mismo puede ocurrir si no reciben suficiente ejercicio físico y mental.

De cualquier manera, los pastores australianos pueden ser excelentes mascotas si se les brinda el ejercicio y la atención que demandan. Hay que tomar en cuenta, sin embargo, que estos perros demandan muchísimo ejercicio y muchísima atención. La mayoría de las personas no tiene suficiente energía ni disponibilidad de tiempo para tener uno de estos perros.

Peso y altura

Los pastores australianos machos alcanzan una altura a la cruz de 51 a 58 centímetros. Las hembras alcanzan una altura a la cruz de 46 a 53 centímetros. El peso ronda los 24 kilogramos.

Salud y cuidados

Lastimosamente, y al igual que otros perros pastores, el pastor australiano es propenso a varias enfermedades hereditarias. Entre estas se encuentran cataratas, anomalía del ojo de collie, displasia de cadera, dermatitis nasal causada por sol, síndrome de Pelger-Huet, coloboma de iris, síndrome sacro lumbar, epilepsia, atrofia progresiva de retina, enfermedad de von Willebrand, distiquiasis y conducto arterial persistente.

Además, los cruces entre perros de color mirlo suelen producir cachorros ciegos y/o sordos. Los cruces entre perros de colas naturalmente cortas pueden producir cachorros con serios defectos de la espina dorsal.

El pelaje no es difícil de cuidar, y suele ser suficiente con el cepillado y peinado dos veces por semana. Sin embargo, estos perros pierden mucho pelo y eso puede causar problemas para el cuidado de los muebles y la ropa. De todos modos, no es aconsejable bañarlos con mucha frecuencia, y sólo hay que hacerlo cuando es realmente necesario.

Los pastores australianos necesitan mucho ejercicio y compañía. No son aptos para vivir en departamento por su gran cantidad de energía, pero tampoco para estar aislados en el jardín. Lo ideal es que vivan en casas con amplios jardines o en propiedades rurales, donde pueden ejercitarse al aire libre, pero compartir con el resto de la familia gran parte del tiempo.

Historia del perro de pastor australiano

Paradójicamente, el pastor australiano no tiene nada que ver con Australia, sino que es una más de las razas de perros desarrolladas en Estados Unidos, aunque de origen español.

Algunos emigrantes vascos se trasladaron a Australia para probar suerte en la cría de sus ganados ovinos, y llevaron con ellos a sus perros pastores. Sin embargo, alrededor del año 1800, esos mismos pastores decidieron ir para América. Por supuesto, llevaron consigo a sus perros y sus rebaños.

Los colonos que estaban establecidos en Estados Unidos, dieron el nombre de Australian shepherd, o perros de pastor australianos, a los perros recién llegados, ya que era de Australia de donde venían.

Con el tiempo, el pastor australiano demostró sus grandes cualidades para la guía de diferentes tipos de ganado y se convirtió en el perro preferido de muchos pastores y granjeros norteamericanos.

Después de la Segunda Guerra Mundial aumentó la popularidad de estos perros en Norteamérica. Hoy en día, el pastor australiano es muy popular en gran parte de los Estados Unidos y en muchos países europeos. Destaca en deportes caninos como el agility y el freestyle canino, pero por supuesto es en el herding (pastoreo) que mejor se desenvuelve.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.