Casetas para perros: elige la adecuada

casetas para perros

Existen muchos tipos de casetas para perros. Vale la pena que te informes bien y elijas la más adecuada para tu mascota.

Fotografía de susan402, bajo licencia Creative Commons.

La mayoría de los perros vive mejor en el interior, y es aconsejable que así sea. Sin embargo, si tu perro tiene que vivir afuera o pasar gran parte del día ahí, es importante que tenga una buena caseta.

Las casetas son de los accesorios para perros más requeridos. Por esa gran demanda, existen muchos modelos diferentes, cada uno con ventajas y desventajas que pueden dificultar la elección de una caseta.

Afortunadamente, tres factores sencillos te ayudan a elegir la caseta adecuada para que tu perro esté cómodo en el patio o el jardín:

  1. Materiales
  2. Diseño
  3. Tamaño

Acerca de las casetas para perros que viven dentro de casa

Hoy en día muchos perros que viven en interiores también tienen casetas. En este caso se trata de casetas pequeñas, generalmente de lona o de plástico. La mayoría de las jaulas y transportines para perros también se pueden usar como casetas dentro de la casa.

Estas casetas funcionan más como camas de perros que como casas, ya que no tienen que proteger al perro de las inclemencias del tiempo. Por eso, los tres factores indicados no se aplican a las casetas de interiores.

A continuación tienes un detalle de cada uno de los factores mencionados.

1. Materiales de las casetas para perros

La mayoría de las casetas son de madera, plástico o metal. Cada uno de esos materiales tiene sus pros y contras que influyen en gran medida en el aislamiento térmico, la resistencia y la facilidad de limpieza.

- Casetas de madera para perros.

Entre sus ventajas está la excelente capacidad que tiene la madera para aislar térmicamente el interior de la caseta. Además, las casetas de madera suelen ser más estéticas que las de otros materiales.

Otra ventaja de estas casetas es que son más resistentes que las de plástico. Especialmente cuando los perros tienen la costumbre de masticar sus casas.

Sin embargo, entre sus desventajas se encuentra que son más difíciles de limpiar y propensas a acumular humedad, por lo que pueden favorecer el desarrollo de hongos. También es más probable que las casetas de madera sean dañadas por insectos y que faciliten la presencia de pulgas.

Las ventajas de estas casetas para perros sólo son evidentes cuando se trata de madera de buena calidad como el cedro. Además, las casetas tienen que estar adecuadamente impermeabilizadas y tratadas para durar.

Si decides comprar una caseta de madera para tu perro, asegúrate que el tratamiento que haya recibido la madera no sea tóxico, ya que tu cachorro podría masticarla y enfermarse. Ten en cuenta que la madera prensada es tratada con químicos que pueden ser tóxicos si tu perro la mastica, así que evita las casetas de madera prensada y busca otros tipos de maderas.

- Casetas de plástico para perros

Las casetas de plástico son cada vez más populares. Una de sus principales ventajas es el precio, ya que suelen ser más baratas que las de madera (por supuesto, cuando hablamos de casetas de buena calidad). También son más ligeras y resistentes a los insectos.

Su ventaja principal, sin embargo, es que son muy fáciles de limpiar y no favorecen el desarrollo de hongos. Basta con un poco de detergente, una manguera y buena presión de agua para mantener limpias estas casetas para perros.

Entre sus desventajas se encuentra su pobre capacidad de aislamiento térmico. Estas casetas protegen a los perros de sol, viento y lluvia, pero la temperatura en su interior es muy dependiente del clima externo.

- Casetas de metal para perros

Afortunadamente son cada vez menos comunes. Su única ventaja real es la resistencia y durabilidad, pero sólo cuando son de buena calidad.

Por lo demás, no son recomendables para nada. Aunque protegen a los perros del sol, no siempre los protegen de la lluvia y mucho menos del viento. Además, la capacidad de aislamiento es tan baja que la temperatura en su interior suele ser muy caliente o muy fría.

La mayoría de los perros evitan usar casetas de metal y prefieren dormir en el suelo, por lo que esas casetas para perros suelen ser un gasto inútil. Evita las casetas de metal.

2. Diseño de las casetas

El diseño de la caseta que vayas a elegir para tu perro depende principalmente de tus gustos particulares. Sin embargo, es bueno que tomes en cuenta tres aspectos del diseño que pueden ayudarte a ti y a tu mascota: el techo removible, la ubicación de la puerta y la existencia de un alero.

Si la caseta tiene techo removible podrás limpiarla a fondo. En cambio, una caseta con techo fijo no siempre se puede limpiar a fondo. Este aspecto es importante para casetas de madera, ya que las de plástico generalmente pueden ser limpiadas a fondo sin mucho problema, aún si tienen techo fijo.

Por otra parte, es mejor que la puerta de la caseta esté desplazada hacia un costado y no al centro. De esta manera, el lugar donde descansará tu perro queda protegido del viento. Si la puerta está al centro, el viento llega directamente donde debe dormir el perro.

En cualquier caso, también puedes comprar una cortina pesada que se cuelga en el espacio de la puerta. De esta manera, la cortina bloquea el paso del viento pero permite que tu perro entre y salga a su antojo. También puedes crear esa cortina con una lona pesada.

Algunas casetas para perros tienen puerta completa. Es decir que además del espacio por donde entran y salen los perros, tiene la puerta que permite abrir y cerrar la caseta. Aunque son muy estéticas, no son prácticas. Es mejor una cortina pesada que proteja del viento.

Finalmente, las casetas que tienen aleros ayudan a proteger al perro de la radiación solar. El alero proporciona sombra en la entrada de la caseta y refresca el lugar. Este tipo de casetas para perros son más útiles en climas cálidos y donde la radiación solar es muy intensa.

3. Tamaño

La caseta para tu perro no debe ser muy grande ni muy pequeña. Si es muy pequeña, tu perro simplemente no entrará. Si es muy grande, puede resultar incómoda y fría para tu mascota.

La longitud de la caseta debe ser un poco mayor a la longitud de tu perro, medida desde la nariz hasta la base de su cola (sin contar la cola). La altura también debe ser un poco mayor que la altura total de tu perro (medida hasta la cabeza), pero no mucho.

La altura de la caseta no debiera superar en más del 50% la altura de tu perro. Es decir que si tu perro mide 50 centímetros hasta la cabeza, su caseta no debiera ser más alta que 75 centímetros.

El ancho de la caseta debe permitir que tu perro se de vuelta estando adentro y pueda echarse enroscado, pero no es bueno que el interior sea muy espacioso. Los perros se encuentran mejor cuando pueden acurrucarse contra algo. Eso sí, ten en cuenta que además de tu perro, tiene que haber un colchón o algunas frazadas dentro de la caseta.

Finalmente, la puerta tiene que ser suficientemente espaciosa para que tu perro pase con comodidad. Su altura puede ser un poco menor a la altura a la cruz de tu perro (altura al hombro), pero no mucho.

Consejos finales para elegir entre diferentes casetas para perros

Tomar en cuenta los factores anteriores te puede ayudar a decidirte entre tantas casetas para perros existentes en el mercado. Sin embargo, ten en cuenta que solamente son una guía y no una receta absoluta.

Las casetas que encuentras en las tiendas para mascotas vienen en tamaños estándares para determinadas razas, así que eso también va a influir tu compra.

Toma los factores mencionados en cuenta pero sigue tu propio criterio.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.