Sarna en perros

sarna en perros

Sarna es el nombre genérico para un conjunto de enfermedades de la piel que no solo se presenta en perros, sino en todos los mamíferos. Es causada por diferentes especies de ácaros, generalmente microscópicos, que viven sobre la piel o dentro de la misma.

En perros se presentan principalmente cuatro tipos diferentes de sarnas, cada una causada por un parásito diferente. Estos tipos son: sarna sarcóptica, sarna demodéctica, sarna otodéctica y cheyletiellosis.

Síntomas

Los síntomas varían de acuerdo con el tipo de sarna presente. Sin embargo, algunos síntomas que pueden presentarse en todos los tipos de sarna, excepto la demodéctica, son:

  • Lamerse, rascarse y morderse frenéticamente en áreas localizadas del cuerpo. Especialmente alrededor de la cabeza, orejas, pecho, vientre, codos, pies y entrepierna.
  • Eritema (piel enrojecida).
  • Lesiones y cicatrices en la piel.
  • Alopecia (pérdida de pelo).
  • Caspa y piel aceitosa.
  • Piel reseca y quebradiza.
  • Engrosamiento de la piel y descamación.
  • Mal olor.
  • Sacudida frecuente de la cabeza.

Los perros con sarna demodéctica suelen presentar pérdida localizada de pelo (aunque también puede ser general), pero no sienten la picazón característica de otros tipos de sarna.

Causas y factores de riesgo

Cada tipo de sarna es causada por una especie de ácaro parásito.

1. Sarcoptes scabiei canis

Este ácaro es el causante de la sarna sarcóptica que es una enfermedad muy contagiosa, no estacional, con mucha picazón y que afecta a perros de cualquier raza y edad. El contagio ocurre por contacto directo con perros infestados, o de forma indirecta cuando un perro sano entra en contacto con objetos que han sido usados por un perro infestado, tales como camas, casetas, etc. Las personas también pueden contagiarse de estos ácaros.

2. Demodex canis

Este ácaro causa la sarna demodéctica que es la segunda sarna más común en perros. El Demodex canis está presente en todos los perros, pero solamente causa la enfermedad en aquellos cuyos sistemas inmunológicos están debilitados. Causa pérdida de pelo e inflamación, pero no picazón. No se transmite a los humanos.

3. Cheyletiella yasguri

Este ácaro causa la cheyletiellosis, un tipo de sarna muy contagiosa que también puede ser transmitida a los humanos. Esta sarna también se conoce como "caspa andante" porque los ácaros arrastran consigo células muertas y otros elementos de la descamación que producen. Puede producir picazón, pero no produce una irritación profunda como en la sarna sarcóptica, ya que la Cheyletiella yasguri vive sobre la piel y no dentro de ella.

4. Otodectes cynotis

Estos ácaros afectan solamente el canal auditivo externo de los perros y ocasionalmente también el pabellón de la oreja, causando la sarna otodéctica. Se contagian por contacto directo con perros infestados y pueden causar mucha irritación y picazón. Rara vez se transmiten a los humanos.

Diagnóstico

El diagnóstico de sarna no se puede hacer a simple vista, ya que los ácaros son muy pequeños. Para hacer un diagnóstico confiable, el veterinario debe tomar muestras de piel, ya sea frotando con un cotonete, apretando suavemente un portaobjetos contra el área afectada o con un raspado suave de la piel.

La muestra luego es analizada al microscopio para determinar si existen ácaros. De ser así, se identifica la especie en cuestión.

Lógicamente, este procedimiento es complementado con la historia del perro y otros procedimientos de rutina en la consulta veterinaria.

Tratamiento

El tratamiento específico depende del tipo de sarna que cause el problema. Existen medicamentos específicos para cada tipo de ácaro causante de esta enfermedad.

De cualquier modo, el tratamiento suele consistir en baños con champús especiales, recetados por el veterinario. El tiempo que dura el tratamiento puede ser largo y pueden necesitarse varias etapas, que deben llevarse a cabo de acuerdo con las indicaciones del profesional.

También puede ser necesario recortar el pelo en ciertas circunstancias para que los medicamentos sean más eficientes. O, en casos en los que hay infecciones secundarias, se pueden necesitar antibióticos para combatirlas.

Por último, puede ser necesario hacer algún tratamiento a las camas, muebles, alfombras y otros objetos con los que el perro tiene contacto frecuente. Esto también debe ser recomendado por el veterinario.

El tratamiento generalmente es eficaz, pero debe seguirse al pie de la letra. Es importante no seguir consejos de amigos ni usar remedios caseros, ya que es el veterinario el único que puede dar indicaciones efectivas para tratar la sarna en los perros.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.