Vacunas para perros

salud y cuidados del perro

Las vacunas son preparados biológicos que, al inocularse, aumentan la inmunidad frente a enfermedades particulares. Pueden estar hechas con formas atenuadas de los patógenos, microbios muertos, toxinas microbianas o proteínas de superficie.

Una vez que los perros son vacunados, sus sistemas inmunitarios "aprenden" a reaccionar adecuadamente contra determinadas enfermedades caninas. Sin embargo, este fortalecimiento del sistema inmunitario es temporal, por lo que es necesario revacunar a los perros periódicamente.

Las vacunas y la inmunidad del cachorro

Como todos los mamíferos, los cachorros nacen con el sistema inmunológico inmaduro e incapaz de protegerlos frente a enfermedades infecciosas. Por eso necesitan tomar el calostro, que es el primer líquido que sale de las mamas de la perra, y que contiene anticuerpos que protegerán a los cachorros por un tiempo.

Los anticuerpos proporcionados por el calostro son limitados. Por tanto, vacunar a muy temprana edad solamente reduce la cantidad de anticuerpos que protegen al cachorro y no genera inmunidad, ya que el sistema inmunitario no es lo suficientemente maduro.

Es por esta razón que no se vacuna a los cachorros apenas nacen, sino que se espera hasta que tengan al menos 45 días de vida para iniciar la vacunación. En algunos casos, sin embargo, puede ser necesario vacunarlos antes, pero esa decisión solamente puede ser tomada por el veterinario y cuando las condiciones lo requieran.

Por otro lado, comenzar la vacunación muy tarde haría que el perro estuviese desprotegido durante algún tiempo, ya que se habrían agotado sus reservas de anticuerpos maternos y su sistema inmunitario no estaría preparado para enfrentar enfermedades peligrosas, aunque ya estaría maduro.

Vacunas imprescindibles y opcionales

Las vacunas para perros se clasifican en aquellas que son imprescindibles y las que son opcionales. Las primeras son las que deben ponerse a todos los cachorros, ya que protegen contra enfermedades peligrosas y comunes en todo el mundo.

En cambio, las opcionales son las que protegen contra enfermedades que sólo ocurren en determinadas regiones geográficas, determinadas condiciones de vida o determinadas épocas. Por eso mismo, las vacunas opcionales se administran sólo en ciertos lugares o a perros que tienen mayor riesgo de contraer esas enfermedades.

Las vacunas imprescindibles (a veces llamadas de núcleo o centrales) protegen contra:

Las vacunas opcionales protegen contra:

Ten presente que una vacuna que es opcional en un país, puede ser obligatoria en otro en el que la enfermedad sea común. Por eso, siempre debe ser el veterinario local quien decida qué vacunas ponerle a tu perro y cuál es el calendario de vacunación a seguir.

Calendario de vacunación para los cachorros

El calendario de vacunación puede variar de un país a otro y de un veterinario a otro. Esto depende del criterio profesional de cada veterinario y de la incidencia de cada enfermedad en la región.

Tomando eso en cuenta, a continuación tienes un calendario de vacunación típico.

  • Semana 8: Polivalente (*adenovirus 1 ó 2, moquillo, parainfluenza y parvovirus).
  • Semana 12: Polivalente (*adenovirus 1 ó 2, moquillo, parainfluenza y parvovirus) y leptospirosis.
  • Semana 16: Polivalente (*adenovirus 1 ó 2, moquillo, parainfluenza y parvovirus) y leptospirosis.
  • Semana 24: Rabia.
  • Revacunación anual de perros adultos: Polivalente (*adenovirus 1 ó 2, moquillo, parainfluenza y parvovirus), leptospirosis y rabia canina.

* La vacuna contra adenovirus protege contra hepatitis infecciosa y tos de las perreras por causa viral. Se prefiere la que se prepara con adenovirus tipo 2 (CAV-2) porque presenta menos reacciones adversas que la del adenovirus tipo 1 (CAV-1).

Ten en cuenta que el calendario propuesto es solamente una guía general. Tu veterinario puede plantearte un calendario diferente de acuerdo con la situación de tu cachorro.

Las vacunas polivalentes

Las vacunas polivalentes son aquellas que en una sola inoculación inmunizan contra dos o más enfermedades. En algunos casos se emplean vacunas que protegen contra dos enfermedades (por ejemplo, parvo-distémper), pero es más frecuente que se usen las que protegen contra cinco, seis y ocho patógenos.

Las vacunas polivalentes más usadas son:

  • Pentavalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), parvovirus y parainfluenza.
  • Hexavalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), 2 cepas causantes de leptospirosis y parvovirus.
  • Octovalente que inmuniza contra moquillo, adenovirus 1 y 2 (hepatitis y tos de las perreras), 2 cepas causantes de leptospirosis, parvovirus, parainfluenza y coronavirus.

Aunque la vacuna contra la leptospirosis se incluye en las hexavalentes y octovalentes, la tendencia actual es de administrarla en una vacuna separada para conseguir mayor eficacia.

Efectos adversos de las vacunas para perros

Algunos perros sufren de reacciones leves como letargo, un poco de fiebre y pérdida de apetito después de las vacunas. Otros presentan una pequeña hinchazón en el lugar de la inyección. Estos efectos duran poco tiempo y no representan ningún peligro para la salud.

En pocos casos se presentan reacciones anafilácticas que son reacciones alérgicas peligrosas. En estos casos los perros tienen vómitos, diarrea y dificultad para respirar. Ocasionalmente también pueden desmayarse. Las reacciones anafilácticas pueden ser fatales si no se tratan inmediatamente, pero cuando son tratadas a tiempo no suele haber riesgo de muerte.

Afortunadamente las reacciones anafilácticas a las vacunas son muy raras.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.