¿Por qué ladran los perros?

adiestramiento canino

Para evitar que tu perro se convierta en ladrador empedernido o para eliminar los ladridos excesivos de un perro ladrador, primero tienes que comprender porqué ladran los perros.

Los perros pueden ladrar por un sinfín de razones, algunas externas, por ejemplo estímulos que desencadenan conductas territoriales, y otras internas, como el miedo, la frustración o el aburrimiento.

Si bien pueden existir muchas causas para que un perro ladre, las más comunes son las siguientes:

Estrés. Al parecer el ladrido sirve a los perros, entre otras cosas, para liberar el estrés. Aunque es muy difícil determinar cuándo un perro se convierte en ladrador por estrés, es frecuente encontrar perros ladradores en situaciones que sin duda alguna son muy estresantes para ellos.

Perros que son sometidos a condiciones extremas de adiestramiento o condiciones duras de vida, pueden desarrollar el hábito de ladrar. Los perros que pasan mucho tiempo aislados pueden ladrar por el estrés causado por la soledad, así como por aburrimiento y frustración.

Entusiasmo. Algunos perros se entusiasman tanto con ciertas cosas que no pueden evitar ladrar. Este entusiasmo es una forma de estrés, pero que puede ser aprovechado para enseñarle nuevas cosas al perro.

Este tipo de ladridos se ve en algunos perros cuando juegan o cuando realizan alguna actividad que los estimula en exceso. Muchos perros de agility y muchos perros de freestyle canino ladran durante toda la prueba y durante los entrenamientos, simplemente porque están muy estimulados.

Esto no es problema en el agility o en el freestyle, pero sí sería en otros deportes caninos como el schutzhund, donde los perros serían penalizados si realizan la rutina de obediencia ladrando. También es un problema si los perros ladran con mucha frecuencia dentro de un departamento o en una zona muy poblada.

Aburrimiento. Muchos perros ladran por aburrimiento. Sencillamente no tienen nada más que hacer y no son perros destructores, así que ladran o aúllan. Estos son perros que suelen pasar mucho tiempo solos, sin ningún tipo de juguetes ni compañía.

En el caso de perros mascota, los ladradores pueden ser perros que pasan casi toda su vida aislados en un jardín o un patio, o perros que quedan solos todo el día mientras sus propietarios salen a trabajar.

Generalmente esta situación es muy difícil de solucionar porque los propietarios no están presentes cuando el perro ladra, y porque la conducta de ladrar suele reforzarse positivamente a sí misma. Además, la conducta puede empeorar si muchos perros del vecindario se encuentran en condiciones similares y los ladridos se "contagian" entre ellos.

Frustración. Muchos perros ladran porque quieren algo que no pueden conseguir y el ladrido es la respuesta a su frustración. También es una causa frecuente de ladrido en perros que se quedan solos por mucho tiempo, ya que no tienen ninguna manera de controlar su ambiente y eso les causa frustración.

En otras palabras, los perros que ladran por frustración lo hacen porque sin la presencia de sus propietarios, son completamente vulnerables e incapaces dentro de la casa.

Estímulos externos que no percibimos. Muchas veces los perros ladran porque se dan cuenta de cosas que nosotros no percibimos, o que pasamos por alto.

Animales que el perro ve a través de la ventana, como gatos o ardillas, personas que pasan caminando por el otro lado de la puerta, objetos que se mueven con el viento creando imágenes extrañas y otras cosas más pueden ser los desencadenantes del ladrido de los perros. Algunas veces son estímulos fáciles de detectar, pero otras veces no somos capaces de darnos cuenta de ellos.

Las mudanzas de domicilio y los cambios importantes que ocurren dentro de la casa también pueden desencadenar los ladridos de un perro. Particularmente importantes pueden ser las ausencias de otras personas o mascotas que antes vivían en la casa, ya sean por muerte o por traslado.

Adiestramiento inconsciente. Una de las razones más comunes porque ladran los perros es el adiestramiento inconsciente. Muchos propietarios de perros les enseñan a sus perros a ladrar, sin darse cuenta de lo que están haciendo. Así, muchos perros se convierten en máquinas de ladrar que ladran para recibir comida, para que se les abra la puerta de calle, para conseguir atención, etc.

Un caso particular de este adiestramiento inconsciente es el perro que ladra en el jardín porque está solo (ya sea que ladre por frustración, aburrimiento o estrés). Entonces, el propietario sale a retar a su perro, pero el perro lo que recibe es compañía (qué importa que la compañía venga con algunos gritos). En consecuencia, el propietario entrena inconscientemente a su perro para ladrar en el jardín.

Herencia. La genética juega un papel importante en qué tan ladrador es un perro. Si bien la influencia del ambiente puede modificar esta conducta en cierto grado, algunos perros tienen una necesidad mayor de ladrar. De hecho, existen razas que son más ladradoras que otras, y eso se debe a que la conducta de ladrar ha sido fijada por selección en ciertas razas.

Por ejemplo, los perros de caza que siguen rastros, tipo sabueso, suelen ser muy ladradores, mientras que los molosoides suelen ser poco ladradores.

Es prácticamente imposible eliminar una conducta que tiene un fuerte componente genético sin afectar otros aspectos del comportamiento del animal. Por tanto, si tienes un perro de raza ladradora, lo mejor que puedes hacer es canalizar esa conducta a situaciones apropiadas. Si intentas eliminarla es muy probable que fracases pero si triunfas, es más que seguro que causarás algún nuevo problema de comportamiento en tu perro.

Problemas de salud. En algunos casos los perros ladran porque tienen algún problema de salud. Por ejemplo, los perros viejos pueden tener disminuida su visión o su audición. Esto hace que sean sorprendidos con mucha frecuencia por otros perros y por las personas, y su reacción puede incluir ladridos.

Nunca está de más hacer revisar al perro ladrador con un veterinario para descartar cualquier problema de salud que pudiera ser la causa de los ladridos.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.