Collares para perros

miscelánea canina

Este artículo te presenta las características de los diferentes collares para perros, así como su utilidad en el adiestramiento canino.

Collar normal o de hebilla

Este es el collar que puedes encontrar en cualquier tienda de artículos para mascotas. Simplemente tienes que ajustarlo en el cuello de tu perro, como si fuera un cinturón.

Los collares normales vienen en diferentes tipos. Generalmente son aplanados, como un cinturón pequeño, pero también existen los enrollados. Éstos últimos son mejores para perros de pelo largo, porque dañan menos el pelo del cuello.

¿Son mejores los de nylon, o los de cuero? Los de nylon tienen la ventaja de no encogerse con el lavado y no acartonarse cuando secan. Además, existe mayor variedad de colores, y las correas de nylon hacen juego con los collares.

Para usar correctamente el collar normal, no lo tienes que ajustar demasiado. Eso podría perjudicar la respiración de tu perro. Lo correcto es que fácilmente puedas pasar un dedo entre el collar y el cuello de tu perro.

Por otra parte, si dejas muy flojo el collar, podría deslizarse por encima de la cabeza de tu perro. Si ocurre esto, ten por seguro que tu perro aprenderá rápidamente a quitarse el collar cuando le convenga.

Este tipo de collar no ahorca ni pincha a tu perro, por eso es el primero que tienes que probar para el adiestramiento.

Collares de semi-ahorque y “martingale”

Son collares que se cierran un poco cuando tu perro jala la correa. Sin embargo, usados correctamente, no deberían alcanzar un diámetro menor al del cuello de tu perro. De esta manera, aunque generan un estímulo negativo, no cierran la garganta de tu perro y no causan daños a su tráquea.

Los collares “martingale” son regulables, de tal modo que eres tú quien decide qué tan justos pueden estar. Para ajustarlos correctamente, fíjate que al cerrar no puedas ahorcar a tu perro. Es decir, que el collar cierre solamente hasta el diámetro del cuello de tu perro.

Este tipo de collares, y especialmente los “martingale”, están ganando popularidad porque son menos dañinos con la tráquea de los perros. Son muy utilizados con perros de trineo y para practicar agility. Además, son muy usados en muchos países europeos, para adiestramiento en general.

Si ajustas el diámetro del collar para que sea menor al del cuello de tu perro, el collar funcionará como un collar de ahorque tradicional. En cambio, si ajustas el diámetro del collar para que sea igual o ligeramente mayor al del cuello de tu perro, el collar funcionará como un collar normal de hebilla.

Muy importante

Nunca dejes a tu perro con un collar de este tipo, si es que no lo estás supervisando.

Collar de ahorque

Estos collares generalmente están hechos de una cadena con una argolla metálica en cada uno de sus extremos. Al pasar la cadena a través de una de las argollas, se forma un lazo. Luego, se pasa el collar sobre la cabeza del perro y ya está listo para usar.

Como lo que se forma es un lazo, el collar se cerrará cada vez que jales de la correa. Esto causa que cierres la tráquea de tu perro por un instante, cortando el flujo de aire. De ahí el nombre de collar de ahorque o ahogador.

Aunque el collar de ahorque sigue siendo muy utilizado, no es recomendable. Estudios de veterinaria forense han encontrado que los perros adiestrados con collares de ahorque tienen una tasa muy elevada de daño traqueal.

Si por alguna razón decides usar un collar de ahorque para educar a tu perro, tienes que saber cómo colocarlo. Si quieres que tu perro camine a tu izquierda (lo normal al entrenar un perro), la argolla que va unida a la correa tiene que ir hacia abajo y a la derecha de tu perro. Si quieres que tu perro camine a tu derecha, simplemente colócalo de la manera opuesta.

Muy importante

Nunca dejes a tu perro con un collar de ahorque si no lo estás supervisando. Podría asfixiarse si el collar se engancha en algún lugar.

Collar de púas

Los collares de púas parecen dispositivos de tortura medieval. Generalmente son collares hechos de eslabones metálicos abiertos, aunque también pueden estar hechos de plástico. Estos eslabones pinchan el cuello del perro cuando se jala el collar.

Aunque estos collares parecen más crueles que los de ahorque, generalmente causan menos daño porque no dañan tanto la tráquea del perro. De todos modos, son dispositivos diseñados en la época en que se pensaba que la única manera de entrenar un perro era castigándolo constantemente.

Algunos entrenadores de perros piensan que los collares de púas imitan la manera en que las perras castigan a sus cachorros, o la manera en que un perro dominante castiga a un subordinado rebelde.

Craso error. ¿Esos entrenadores pensarán que los perros que usan el collar son tan tarados que creen que un perro invisible les está mordiendo el cuello?

El collar de púas, al igual que cualquier otro, funciona en base al castigo y el refuerzo negativo. No hay porqué intentar justificar su uso diciendo que es algo similar a lo que ocurre "en la naturaleza". Simplemente no existe ninguna manera natural en que un humano eduque a un perro. Siempre serán formas artificiales de modificar la conducta canina.

De cualquier manera, es posible ver muchos perros que han sido entrenados con collares de púas y que responden alegremente. Así que, si tienes poca fuerza y tu perro es un Sansón canino, quizás te sea útil un collar de púas.

Consejo

Si crees que tu perro necesita un collar de púas, por favor no te limites a leer sobre adiestramiento canino, sino que contrata un adiestrador que te pueda guiar personalmente en el uso de ese dispositivo.

De todos modos, si ese fuese tu caso, antes intenta el adiestramiento canino con clicker. Si no te sientes muy confiado, busca apoyo de algún entrenador que use este método y que te pueda asesorar en persona.

Si decides usar un collar de púas, ten en cuenta que nunca tienes que deslizarlo sobre la cabeza de tu perro porque podrías lastimar sus ojos. Ábrelo cada vez que tengas que ponérselo o quitárselo a tu perro.

Muy importante

Nunca dejes a tu perro con un collar de púas si no lo estás supervisando. Podría lastimarse seriamente si el collar se engancha en algún lugar.

El collar de cabeza o Halti

Más que un collar es un dispositivo parecido a una brida de caballo. Mucha gente lo confunde con un bozal.

El halti sirve para controlar la cabeza del perro. ¿La lógica detrás de esto? A donde se dirige la cabeza se dirige el cuerpo.

El halti puede ayudar durante el adiestramiento, pero no es realmente un collar de adiestramiento. Su uso más frecuente es para que un perro no entrenado deje de jalar la correa, pero no porque se le ha enseñado, sino porque no puede hacerlo con el halti puesto.

Aunque este dispositivo es aparentemente amigable con los perros, no todos los perros se habitúan a usarlo.

Algunos adiestradores, especialmente los que usan collares de ahorque y de púas, dicen que el collar de cabeza puede ser peligroso porque puede dañar la espina dorsal del perro si es que es mal utilizado. No está de más prevenir, así que consulta con tu veterinario antes de decidirte por usar un halti en tu perro.

Muy importante

Nunca dejes a tu perro con un halti puesto si no lo estás supervisando. Ponle el halti a tu perro solamente cuando lo necesites para que no jale la correa.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.