Perros peligrosos

miscelánea canina

En los últimos tiempos, la sociedad ha creado una nueva clasificación para los perros. Esta nueva clasificación tiene solamente dos categorías: perros peligrosos y perros no peligrosos.

Hoy en día es común escuchar en los medios de comunicación noticias sobre ataques de perros a personas o a otros perros. En algunos casos, estos ataques tienen consecuencias fatales, por lo que muchas ciudades ya han elaborado leyes sobre tenencia de perros peligrosos.

En las ciudades en que todavía no se han redactado estas leyes, el tema no es ignorado. Por el contrario, cada noticia de un ataque de perros hace que la sociedad civil y las autoridades locales discutan sobre la necesidad de una normativa legal que regule la cría y tenencia de perros peligrosos.

Pero, a pesar de toda la preocupación y el miedo de la sociedad y las autoridades, las normas existentes no definen con claridad qué es un perro peligroso, y no dan pautas claras para su regulación.

¿Perros peligrosos o perros agresivos?

¿Cuáles son los perros peligrosos? ¿Son los pitbull? ¿Quizás los rottweiler? ¿Todo perro que tenga un peso superior a 20 kilos?

El debate sobre perros peligrosos no llega a su fin porque hay muchos puntos de vista divergentes en medio de la discusión. Para algunos, la peligrosidad de un perro está determinada por la raza a la cual pertenece el animal. Para otros, el tamaño y el peso del perro son los factores más importantes. Finalmente, para otros, un perro peligroso es el resultado de una mala crianza y educación, y no tiene nada que ver con la raza o con las características físicas del perro.

Supongamos dos casos de muerte por mordida de un perro:

  1. Un perro ataca a un bebé, mordiéndolo hasta matarlo.
  2. Un perro levanta a un bebé por la cabeza y lo lleva hasta la sala donde está el resto de la familia. No lo ataca, pero el bebé muere a causa de las heridas provocadas en ese traslado brusco.

En ambos casos, la mordida del perro causa la muerte a un bebé. Por tanto, los dos perros son peligrosos. Sin embargo, el perro del primer caso es agresivo y muerde con la intención de causar daño. El perro del segundo caso, en cambio, no muerde agresivamente y su peligrosidad no tiene nada que ver con su intención de causar daño.

¿Podemos decir que uno de esos perros es más peligroso que el otro? No, los dos mataron a un bebé! Lo que sí podemos decir es que uno de esos dos perros es agresivo.

Es importante tomar en cuenta estas diferencias entre peligrosidad y agresividad. Todos los perros pueden morder bajo determinadas circunstancias, sin importar su raza, tamaño o apariencia. Por tanto, todos los perros son peligrosos, pero no todos son agresivos.

También existen otros peligros relacionados a los perros, pero que nada tienen que ver con las mordidas ni con la agresión. Imagina, por ejemplo, un accidente automovilístico causado por un perro que anda suelto y cruza la calle corriendo.

Generalmente, cuando se habla de perros peligrosos se hace referencia a los perros agresivos. Esos perros que atacan a la gente, a otros perros o a otros animales.

El problema, cuando no se toma en cuenta esta diferencia, es que se responsabiliza al perro (o a la raza) de todos los daños causados y se ignora la responsabilidad (por hecho u omisión) de las personas.

Ya sea que un perro ataque a una persona o cause daños no relacionados con la agresión, los responsables son quienes permiten que eso ocurra (el dueño del perro, el padre que dejó a su bebé con el perro, el delincuente que ordena a su perro atacar a una persona, etc.).

Los peligros relacionados con los perros no deben ser ignorados, pero tampoco podemos pensar en deshacernos de nuestras mascotas sólo porque existe un riesgo. De ser así, también deberíamos eliminar los automóviles, los aviones, los deportes de contacto, los tenedores y cuchillos, las tomas de corriente eléctrica y todo lo que pueda causarnos algún daño.

Como propietarios responsables, tampoco podemos sentarnos con los brazos cruzados mientras se promulgan leyes que discriminan a algunas razas caninas y no solucionan el problema de fondo: la irresponsabilidad de algunas personas.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.