Razas de perros peligrosos

miscelánea canina

Aunque cualquier perro puede morder, algunas normas legales y el "saber popular" sugieren que existen sólo algunas razas de perros peligrosos.

Es así que algunas razas han sido clasificadas como peligrosas por los medios, la legislación y la sociedad en general. Frecuentemente se considera como razas de perros peligrosos a:

Obviamente, la lista puede variar de país a país, e incluso de ciudad a ciudad. En algunos casos se incluye también al bóxer, al husky siberiano, al malamute de Alaska y a otras razas. Sin embargo, las razas de la lista anterior son las que generalmente se consideran peligrosas.

Sin embargo, cualquier perro puede morder, sin importar la raza a la que pertenezca. En otras palabras, cualquier perro es peligroso si no ha sido correctamente socializado desde cachorro y educado.

Entonces, ¿por qué sólo existen algunas razas de perros peligrosos según la sociedad civil y las leyes?

Bueno, las razones son muchas. Entre las que podemos mencionar se encuentran: la popularidad de una raza, el tamaño y la fuerza, la resistencia al dolor, el sensacionalismo de los medios, la irresponsabilidad de algunos propietarios y la ignorancia general sobre el comportamiento de los perros.

Una raza popular es una raza peligrosa

La popularidad de una raza canina no la convierte en una raza peligrosa. Sin embargo, es lógico suponer que existen más ejemplares de razas populares que de razas no populares.

Cuando una raza de perros se pone de moda, mucha gente decide comprar un perro de esa raza solamente por la tendencia del momento. Al existir más perros de esa raza particular, también existen más mordidas causadas por perros de la misma raza.

Por ejemplo, supón que existen 2000 pitbull en tu país, pero solamente diez pastores blancos suizos (una raza hermosa pero poco popular hoy en día).

Si tres pitbull atacan a la gente en un año, eso significa que un 0,15% (¡menos del uno por ciento!) de la población de pitbulls estuvo involucrada en ataques.

En cambio, si un pastor blanco suizo ataca a la gente en el mismo año, eso significa que el 10% de la población de esta raza atacó a la gente. ¡Este porcentaje sería 67 veces superior al de los pitbull!

Nota

El ejemplo anterior es hipotético y no se basa en datos reales. Solamente sirve para dar a entender el punto de vista. Los pastores blancos suizos no tienden a ser agresivos.

Por supuesto, las personas tendemos a dar más importancia a los números totales que a los porcentajes y por eso las razas populares llevan las de perder cuando etiquetamos a las razas de perros peligrosos.

Los perros grandes son peligrosos

Un rottweiler es mucho más grande y fuerte que un chihuahua. Entonces, no es difícil pensar que la primera raza de perros se más peligrosa que la segunda.

Esto tiene mucha lógica porque un rottweiler puede causar mucho más daño que un chihuahua... al menos a primera vista.

Un rottweiler bien socializado y que ha aprendido a inhibir su mordida, es menos peligroso que un chihuahua que no ha aprendido a inhibir su mordida o que no ha sido socializado correctamente.

Existen reportes de perros pequeños que han causado daños serios, como cortes en la cara de personas que han requerido más de cinco puntos de sutura, e incluso casos en que perros toy han llegado a matar bebés.

Por otro lado, las mordidas de perros pequeños no son reportadas con tanta frecuencia como las de los perros grandes, porque la gente tiende a no temer a los perros pequeños.

Esto por supuesto no excusa los ataques de perros de raza grande. Sin embargo, es importante tomar conciencia que los perros pequeños también pueden ser peligrosos cuando no se toman los recaudos necesarios.

La resistencia al dolor y las razas de perros peligrosos

Algunas razas de perros, como el pitbull y el rottweiler, presentan una gran resistencia al dolor. Como han sido creadas para desarrollar actividades que implican un gran desgaste físico y enfrentarse a condiciones difíciles, se ha buscado que sean resistentes al dolor.

Un perro resistente al dolor no detendrá su ataque por unos cuantos golpes. Por eso, la resistencia al dolor es uno de los criterios que se usan para elaborar las listas de razas de perros peligrosos.

Sin embargo, la resistencia al dolor es grande en perros de cualquier raza, incluso las que no han sido creadas para actividades bruscas.

Este criterio de clasificación es erróneo porque el ataque de cualquier perro es dañino. No se debería perseguir la tenencia de perros que pueden ser calmados "a patadas", sino la de perros que no sean agresivos.

Por tanto, prohibir las razas que son resistentes al dolor no solucionaría el problema de las agresiones caninas. Simplemente lo camuflaría hasta que encontremos otras razas a las que podamos culpar de los ataques.

Por otro lado, los perros más resistentes al dolor suelen ser mejores mascotas, cuando están bien socializados y educados, para hogares que tienen niños. Dado que los niños suelen hacer travesuras con sus mascotas, los perros resistentes al dolor pueden soportar mejor algunos maltratos no intencionales y reaccionan de forma más amigable.

Los medios crean las razas de perros peligrosos

La mayoría de los medios de comunicación buscan informar responsablemente. Sin embargo, el sensacionalismo no es ajeno al quinto poder y muchas veces se acrecienta por el desconocimiento que tienen los periodistas sobre ciertos temas.

Como los medios no cuentan con un staff de reporteros expertos en conducta y razas caninas, pueden atribuir los ataques a las razas consideradas peligrosas, incluso antes de verificar la información.

Es común escuchar en los noticieros que "un pitbull atacó a un niño" o que "un rottweiler mató a un anciano". También es frecuente que se pongan imágenes de estos perros cuando se toca el tema de la agresión canina en la televisión.

Sin embargo, en muchos casos la identificación de la raza es incorrecta. Lastimosamente, para cuando se corrige la información (si es que se hace), la raza ya ha sido estigmatizada.

Por otro lado, las razas denominadas peligrosas juegan un papel muy importante en la imaginación de la gente y por eso pueden formar parte de historias, novelas y películas.

Por ejemplo, la impactante película "Amores Perros" presenta varios perros actores, pero la gente tiende a recordar solamente al rottweiler que participaba en las peleas de perros. Pocos recuerdan a los perritos pequeños que aparecen como parte de la jauría que acompañaba al mendigo (cuentan por ahí que uno de esos perritos formó parte de la imagen corporativa de una empresa boliviana de telecomunicaciones).

Finalmente, algunos blogs y foros sobre perros en internet están llenos de basura del tipo "mi dogo puede comerse a tus tres filas, traelo y vemos que pasa", aún cuando las reglas de esos mismos blogs y foros prohíben la promoción de violencia hacia los animales. Ten por seguro que no encontrarás frases similares con pequineses, malteses, chihuahuas o labradores.

La irresponsabilidad y la ignorancia de la gente

Tener un perro no es algo que deba tomarse a la ligera. Hay mucha responsabilidad en eso, tanto para con el perro como para con la sociedad.

Lastimosamente, la mayoría de la gente compra un cachorro sin informarse sobre los cuidados que debe brindarle, las características de la raza y la educación que tendrá que darle a su nuevo perro.

La mayoría de estas personas son personas bienintencionadas y que quieren a los animales. Sin embargo, al no contar con información sobre los cuidados que necesita un perro, no tienen mucha opción a la hora de decidir (NOTA: por eso desarrollamos este sitio, para poder informarte responsablemente).

Una minoría, sin embargo, son simplemente irresponsables y hasta criminales. Estos pocos compran perros para tener al más malo del barrio, para hacerlos pelear o simplemente se desentienden de la educación del cachorro porque les da la gana y no les importa el resto de la gente.

El resultado, en cualquiera de los dos casos, puede ser el mismo: perros mal socializados y mal educados que pueden volverse agresivos y atacar a la gente o a otros perros.

En el caso de gente bienintencionada, se fomenta la imagen de las razas peligrosas cuando estas personas adquieren un cachorro de una raza popular y no pueden educarlo correctamente por no tener la información adecuada.

En cambio, las personas irresponsables que buscan un "perro malo" suelen elegir uno de alguna de las denominadas razas de perros peligrosos, justamente con la esperanza de que haga justicia a esa etiqueta. Si el perro no resulta como esperaban, simplemente lo maltratan hasta que se vuelve agresivo, o buscan otro.

Así que ya sabes, las razas de perros peligrosos no existen en el sentido estricto. Los factores que nos hacen creer que algunas razas son peligrosas no tienen nada que ver con las razas en sí, sino con las ideas que tenemos los humanos y con la responsabilidad que asumimos para con nuestro mejor amigo y para con el resto de la sociedad.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.