Contracondicionamiento y conductas incompatibles

adiestramiento canino

El contracondicionamiento y el adiestramiento de conductas incompatibles son dos de las mejores maneras de eliminar conductas inadecuadas de tu perro. Normalmente se usan juntas y, de esta manera, consisten en enseñarle a tu perro alguna conducta que no pueda hacer al mismo tiempo que hace la conducta inadecuada.

Por ejemplo, si quieres que tu perro deje de perseguir palomas en el parque, puedes enseñarle a mirarte cada vez que ve una paloma. Entonces, no podrá perseguir a las palomas mientras te mira (a menos que una paloma se haya parado en tu cabeza, por supuesto).

La mayoría de las veces, el contracondicionamiento y las conductas incompatibles tienen que ir acompañadas de la desensibilización. Si no se hace de esa manera, la motivación para realizar la conducta inadecuada será más fuerte que la motivación para la nueva conducta.

Caso 1: Mal uso del contracondicionamiento y las conductas incompatibles en el adiestramiento de perros

Tu perro te salta encima cada vez que llegas a tu casa y ese comportamiento ya te tiene harto. Has visto que el perro de tu vecino lo recibe todos los días con un juguete en la boca en lugar de saltarle encima, así que decides que esa es una conducta incompatible adecuada. Entrenas a tu perro para sujetar un juguete en su boca cada vez que entres a tu casa.

Con el paso del tiempo, tu perro cambia su conducta. Ahora te salta encima cada vez que llegas a tu casa, pero tiene un juguete en su boca.

Lo que ocurre en este caso es que tener un juguete en la boca no le impide a tu perro saltarte encima. Por tanto, no es una conducta útil para solucionar este problema.

Acerca de los perros saltarines

Mucha gente logra evitar los saltos de sus perros enseñándoles que tienen que recibirlos con un juguete en la boca. La razón por la que esto funciona, en algunos casos, puede ser que tener el juguete en la boca reduce la ansiedad del perro.

Sin embargo, tener un juguete en la boca no le impide a un perro saltar. Por tanto, esto no siempre resulta.

Cuando decidas usar el contracondicionamiento y las conductas incompatibles, pregúntate si una conducta realmente impide la otra. Si no es así, no has elegido una conducta incompatible.

Caso 2: Buen uso del contracondicionamiento y las conductas incompatibles en el adiestramiento de perros

Tu perro te salta encima cada vez que llegas a tu casa y ese comportamiento ya te tiene harto. Entonces, decides reemplazar esta conducta inadecuada con un recibimiento más civilizado por parte de tu perro. Simplemente le enseñas a sentarse a la orden de "Sentado" y perfeccionas esa orden hasta que es incuestionable.

Una vez que has logrado eso, simplemente dices "Sentado" cada vez que llegas a tu casa, antes que tu perro te salte encima. Con el tiempo, la conducta de sentarse para saludarte se convierte en un hábito y ya no necesitas usar la orden.

La conducta incompatible es muy obvia en este caso: tu perro no puede saltar mientras está sentado. Esta es la estrategia que usa la mayoría de los entrenadores para solucionar el problema de los perros que saltan encima de la gente.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.