El juego del entrenador de perros

adiestramiento canino

El juego del entrenador de perros es un juego muy divertido que te ayudará a desarrollar tus habilidades como entrenador. También te ayudará a comprender la perspectiva de los perros durante las sesiones de adiestramiento.

Como es un juego muy divertido, también resulta excelente para reuniones entre amigos. En lugar de jugar trivia, charadas o pictionary, puedes convencer a tus amigos de jugar el juego del entrenador, así practicas tus habilidades de adiestrador mientras te diviertes con tus amigos o tu familia.

Por otro lado, es un juego ideal para enseñarles a tus alumnos humanos los principios del adiestramiento de perros, si tienes una escuela canina. Por supuesto, para poder jugar este juego con tus alumnos tendrás que programar una clase sin perros.

Originalmente el juego fue desarrollado por Karen Pryor, pero aquí te presento mi propia versión. A medida que juegues este juego, seguramente desarrollarás tus propias reglas y buscarás conductas más complejas.

El juego del entrenador consiste en que una persona hace de "perro" y otra hace de "entrenador". Ten en cuenta que en el resto de esta página la palabra "perro" no hace referencia a un perro real, sino a la persona que hace de perro. De la misma forma, "entrenador" no hace referencia a un entrenador real, sino a quien hace de entrenador en el juego.

Antes de empezar el juego, debes tener a mano varias fichas u objetos que sirvan como fichas. La única característica de estas fichas es que sean fáciles de ver y recoger, así que te pueden servir unos cuantos porotos o algunas fichas de póker.

El perro debe adivinar qué conducta o conductas busca el entrenador, pero no puede hacerle preguntas. El entrenador no puede hablar, guiar al perro, señalar lugares o hacer gestos informativos (asentir o negar con la cabeza, etc.). El único medio de comunicación que tiene el entrenador con el perro es un sonido particular que le indica al perro que algo es correcto. Este sonido puede ser el click de un clicker, un click hecho con la lengua, una palabra corta o cualquier otro sonido que todos los jugadores acepten como "sonido de aprobación". En el resto de la página usaré la palabra "click" para referirme al sonido de aprobación, pero ten en cuenta que el sonido puede ser diferente.

Cada vez que el perro realiza un movimiento que se aproxima en alguna forma al movimiento final deseado, el entrenador hace click, y el perro recibe una ficha. En versiones fáciles del juego, el entrenador puede lanzar las fichas a cualquier parte con la intención de acomodar al perro en determinado lugar, pero no puede hacer un nuevo click hasta que el perro no ha recogido la ficha.

En la versión difícil del juego, las fichas están en un lugar determinado a priori y el perro debe recogerlas después de cada click. El entrenador no puede hacer un nuevo click antes que el perro recoja la ficha correspondiente a un click previo.

Las conductas finales que debe realizar el perro deben ser relativamente sencillas y factibles. Por ejemplo, es posible que la mayoría de los "perros" sean capaces de pararse de cabeza si estás jugando entre adolescentes, pero es poco probable que personas de cincuenta años hagan lo mismo.

Algunas conductas posibles para este juego son: encender o apagar la luz, sentarse en una silla determinada, echarse en el suelo, saltar tres veces, dar dos vueltas a la izquierda, hacer tres flexiones de brazos (lagartijas), mirar al techo por 10 segundos, hacer "el cuatro" (pararte sobre una pierna, mientras mantienes la otra pierna flexionada y los brazos extendidos), subir y bajar las gradas, tocarse la cabeza con un mano y la rodilla izquierda con la otra mano, etc.

Como puedes ver, las conductas que tiene que realizar el perro en este juego son prácticamente ilimitadas. Solamente tienes que usar tu imaginación para crear desafíos más interesantes y divertidos.

Si juegas este juego entre varias personas, el perro y el entrenador deben ser del mismo equipo y, mientras más aciertos tengan, más puntos gana el equipo. Puedes poner un tiempo límite o puedes permitir que el perro y el entrenador se tomen el tiempo que quieran. En el segundo caso, el equipo que tenga más aciertos en menos tiempo es el que gana.

Quizás te preguntes para qué son las fichas. Las fichas no tienen valor en este juego y solamente sirven para que el perro no quede en la misma posición cada vez que el entrenador hace click. Por tanto, puedes jugar sin fichas pero es menos divertido porque el entrenador puede hacer click cada segundo. Una opción para jugar sin fichas y evitar este problema es que el perro tenga que tocar alguna pared después de cada click.

Finalmente, si tienes un perro real que está condicionado al click del clicker, y está presente mientras juegas el juego del entrenador, no uses el clicker. Usa un sonido diferente.

Espero que te diviertas con el juego del entrenador.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.