Perros Boston terrier

Boston terrier

Un Boston terrier adulto. Su expresión característica es alerta, afectuosa e inteligente. La similitud con el bulldog francés es innegable.

Fotografía de | El Caganer, bajo licencia Creative Commons.

El Boston terrier es un perro elegante, alegre y sociable. Puede ser la mascota ideal tanto para expertos en perros como para propietarios novatos. Aunque lleva la palabra "terrier" en su nombre, no es un perro de caza, sino un verdadero perro de compañía.

Apariencia del Boston terrier

El cuerpo es corto, compacto y de estructura cuadrada, es decir que su longitud es igual a la altura a la cruz. Las patas de este perro son fuertes para su tamaño y elegantes.

La cabeza del Boston terrier es corta y cuadrada. Está bien proporcionada con el resto del cuerpo y su expresión denota un alto grado de inteligencia. La nariz, negra y ancha, presenta un surco bien definido entre las fosas nasales.

Estos perros presentan un prognatismo (maxilar inferior más largo que el superior) característico que le da forma cuadrada al hocico. Los ojos son grandes, redondos y oscuros. Las orejas son pequeñas y erguidas. Lastimosamente, el estándar FCI acepta las orejas amputadas, con tal que sean erguidas. Esa práctica, aunque pueda dar la apariencia deseada para la raza, no es más que maltrato y falta de respeto hacia los animales, y está prohibida en muchos países.

La cola del Boston terrier es corta, delgada y de inserción baja. Es recta o en forma de tirabuzón y no debe superar la horizontal.

El pelaje típico de esta raza es corto, liso, brillante y de textura fina. Puede ser de color atigrado, "seal" o "color foca" (negro con matiz rojizo), o negro con marcas blancas.

Temperamento y carácter del Boston terrier

Estos perros son amigables, sociables y gentiles. Además, son muy leales e inteligentes. Su buen carácter los ha convertido en mascotas predilectas de muchas familias en todo el mundo.

Suelen ser perros muy amistosos con la gente, aunque un tanto reservados al principio con los extraños. Además, tienen la fama de ser grandes amigos de los niños, pero hay que cuidar que los pequeños no lastimen a los perros. También tienden a llevarse bien con otros perros y pueden aprender a convivir con otras mascotas. De cualquier manera, es importante socializar a estos perros cuando aún son cachorros.

Los Boston terrier tienen un alto grado de inteligencia, pero son incomprendidos por muchos entrenadores de tradiciones antiguas, quienes piensan que se trata de perros tontos y testarudos. La verdad es que estos perros aprenden con mucha facilidad cuando se los entrena con métodos positivos, como el adiestramiento con clicker, pero no responden bien al adiestramiento tradicional porque son muy sensibles a los castigos. Pueden aprender gran variedad de cosas cuando el entrenador comprende y aplica los principios fundamentales del adiestramiento canino.

Aunque no presentan problemas particulares de comportamiento canino, estos perros demandan mucha atención y compañía, lo que puede complicar a quienes no tienen el tiempo suficiente para una mascota. Si se quedan solos por períodos prolongados pueden ser destructores o incluso desarrollar ansiedad por separación.

En resumen, estos perros son excelentes mascotas para familias con y sin niños, siempre que los propietarios dispongan del tiempo suficiente para estar junto a sus perros. Aunque los Boston terrier no son agresivos, no es aconsejable que sean mascotas de niños muy pequeños, ya que son perros frágiles que pueden sufrir malos tratos y salir lesionados con facilidad.

Peso y altura

El estándar FCI de la raza no indica una altura en particular, pero la altura a la cruz suele rondar los 40 centímetros. Por su parte, el peso ideal, que sí está indicado en el estándar racial, se divide en tres categorías:

  • Perros de menos de 15 libras inglesas (menos de 6,8 kilogramos)
  • Perros que pesan entre 15 y 20 libras inglesas (de 6,8 a 9 kilogramos)
  • Perros que pesan entre 20 y 25 libras inglesas (entre 9 y 11,35 kilogramos)

Salud y cuidados

Lastimosamente, por su morfología particular, esta raza tiene predisposición a varias enfermedades de perros. Los Boston terrier son propensos a tener cataratas, luxación patelar, epilepsia, problemas del corazón, alergias y sensibilidad a la anestesia y otros químicos. Además, son muy susceptibles a los golpes de calor y por eso hay que cuidarlos mucho en ambientes cálidos. Hay que evitar que hagan ejercicio intenso cuando hay altas temperaturas.

También se sabe que estos perros no son buenos nadadores, por lo que pueden ahogarse fácilmente si caen al agua. Es mejor prevenir que lamentar, así que hay que evitar riesgos si se cuenta con una piscina.

El pelo del Boston terrier es fácil de cuidar y suele ser suficiente con el cepillado ocasional y el baño sólo cuando el perro está sucio. Estos perros pierden pelo regularmente, pero no pierden mucho.

En lo referente al ejercicio, el Boston terrier no necesita mucho. Los paseos diarios suelen ser suficientes para mantenerlo en buen estado físico, pero también disfruta los juegos de recoger la pelota. Muchos aficionados a la raza practican agility y freestyle canino con sus perros, que son deportes que pueden disfrutarse con esta raza. Sin embargo, hay que tomar seriamente los riesgos que enfrenta el Boston terrier al hacer ejercicio intenso en climas cálidos. Nunca hay que forzar a estos perros a ejercitarse en temperaturas elevadas, porque pueden sufrir golpes de calor fatales.

Por otra parte, estos perros necesitan mucha atención y compañía. No son perros para dejar solos por mucho tiempo y no son aptos para familias que pasan todo el día afuera. Se adaptan bien a la vida en departamento y necesitan vivir dentro, incluso si viven en una casa. Si cuentan con un jardín, pueden aprovecharlo para jugar y divertirse, pero sólo cuando están con su familia. En caso contrario, preferirán quedarse dentro de la casa. No deben dormir afuera porque su pelaje no les brinda suficiente protección.

Historia del Boston terrier

A diferencia de otras razas de perros, el Boston terrier tiene una historia bien documentada. La raza fue desarrollada por un cochero que trabajaba para personas ricas de Boston, en 1865. Este cochero se dedicó a realizar cruces entre los perros de raza de sus empleadores, y empezó cruzando un terrier inglés con un bulldog. Es de ese cruce que esta raza lleva la palabra "terrier" en su nombre, pero actualmente ya no queda nada de esos duros perros de caza en el Boston terrier.

La progenie de ese cruce se reprodujo solamente con perros pequeños y, principalmente, con bulldogs franceses. Eso explica el gran parecido que existe entre el Boston terrier y el bulldog francés.

Con el paso del tiempo, el Boston terrier se hizo cada vez más popular y hoy es uno de los perros más apreciados en Estados Unidos y gran parte de Europa. En América Latina sigue siendo un perro poco conocido, pero no es absolutamente extraño.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.