Pug

pug

Bonny Bonita, una hermosa perrita pug.

Fotografía de Berko, bajo licencia Creative Commons.

El pug, doguillo o carlino, es un perro muy particular. Si hubiera que definirlo en dos palabras habría que decir que se trata de un mastín bonsai. Y el lema "oficial" de la raza multum in parvo (latín para mucho en poco), ciertamente hace alusión a un gran perro en un cuerpo pequeño.

Apariencia del pug

Éste es un perro de cuerpo corto, regordete y compacto. A pesar de ser un perro pequeño, el pug es un animal musculoso. La línea superior de su cuerpo es nivelada y el pecho es amplio.

La cabeza es grande, redonda y sin hendiduras en el cráneo. No tiene forma de manzana, como en los perros chihuahuas, y la piel que la recubre es muy arrugada. El hocico es corto y cuadrado.

Los ojos del pug son oscuros, grandes y de forma globular. Son brillantes y su expresión es dulce y preocupada. Las orejas son delgadas, pequeñas y de textura aterciopelada. Pueden presentarse en dos variedades:

  • Orejas en rosa, que son pequeñas, colgantes y dobladas hacia atrás.
  • Orejas de botón, que son orejas plegadas hacia adelante, apuntando hacia el ojo.

La cola es de inserción alta y se presenta enroscada, lo más apretada posible, sobre la cadera. De acuerdo con el estándar de la Federación Cinológica Internacional (FCI), el doble enroscamiento es altamente deseable.

El pelo de este perro es fino, liso, suave, corto y brillante. Los colores aceptados son: plata, albaricoque, leonado claro y negro. El hocico, los lunares en las mejillas, el rombo de la frente y la estría (una línea desde el occipucio hasta la enroscadura de la cola) deben ser de color negro.

Temperamento y carácter del pug

El pug tiene el temperamento típico de un perro de compañía. Es cariñoso, alegre y juguetón. Tiene una personalidad fuerte y le gusta llamar la atención, pero es de carácter estable.

Estos perros son fáciles de socializar y, correctamente socializados, tienden a llevarse bien con personas adultas, niños, otros perros y otros animales. Sin embargo, aunque son juguetones, no soportan bien los juegos intensos y las travesuras de niños pequeños. Por supuesto, para que se lleven bien con extraños y con otras mascotas, es importante socializarlos desde cachorros.

También son fáciles de entrenar cuando se emplean estilos de adiestramiento en positivo. Es común escuchar a adiestradores tradicionales decir que los pug son perros tercos y difíciles de adiestrar, pero eso suele ser el resultado de una mala elección del método de adiestramiento canino, más que una característica de la raza. Cuando se emplean correctamente métodos de adiestramiento en positivo, como el adiestramiento con clicker, se pueden conseguir excelentes resultados con estos perros.

En general, estos perros no presentan problemas de comportamiento, pero pueden desarrollar ansiedad por separación con cierta facilidad. Los pug necesitan compañía constante y pueden volverse perros destructores cuando quedan solos por mucho tiempo. También necesitan hacer ejercicio y recibir estimulación mental para no aburrirse.

Son excelentes mascotas para la mayoría de las personas y familias con niños grandes, e incluso para propietarios novatos. Sin embargo, esta raza no es aconsejable para familias con niños muy chicos, ya que éstos suelen maltratar sin intención a los perros pequeños. Tampoco son buenas mascotas para gente que pasa la mayor parte del día fuera de casa ni para personas muy activas.

Peso y altura

El tamaño ideal del pug no está indicado en el estándar FCI de la raza, pero estos perros son pequeños y su altura a la cruz suele estar entre 25 y 28 centímetros. El peso ideal, que sí está indicado en el estándar de la raza, va de 6,3 a 8,1 kilogramos.

Salud y cuidados

A pesar de ser un perro pequeño, el pug tiende a ser saludable, con excepción de los problemas potenciales causados por su hocico corto. La raza no presenta enfermedades caninas con incidencias exageradas, pero presenta con cierta frecuencia paladar elongado, narinas estenóticas, luxación patelar, enfermedad de Legg-Calve-Perthes y entropión. Ocasionalmente también se presentan casos de epilepsia.

Por sus ojos prominentes y su cara achatada, son propensos a lesiones oculares. También, por su estructura robusta, tienden a desarrollar obesidad, por lo que hay que cuidar su alimentación y cantidad de ejercicio diario.

El cuidado del pelaje no demanda mucho tiempo ni esfuerzo, pero sí es necesario cepillar al pug una o dos veces por semana para retirar el pelaje muerto. Estos perros pierden mucho pelo, por lo que puede ser deseable cepillarlos con más frecuencia para mantener los muebles y la ropa libres de pelo de perro. El baño solo debe hacerse cuando el perro está sucio, pero las arrugas de la cara y el hocico se deben limpiar con un paño húmedo y secar con frecuencia para evitar infecciones cutáneas.

Los pug son perros muy juguetones, y necesitan hacer ejercicio moderado, con paseos diarios y un tiempo de juego moderado. Hay que tener cuidado de no exigirles ejercicios muy intensos, ya que su hocico achatado y estructura robusta no les proporciona mucha resistencia y los hacen susceptibles a choques térmicos, especialmente en climas cálidos y húmedos.

Por otra parte, estos perros necesitan mucha compañía y no son adecuados para personas que pasan la mayor parte del tiempo fuera de casa. Los pug demandan compañía y atención constantemente y pueden desarrollar hábitos destructivos cuando se quedan solos por mucho tiempo. Son perros para vivir dentro de casa con la familia y se adaptan muy bien a la vida en departamentos y en grandes ciudades.

Historia del pug

Al igual que en muchas otras razas de perros, el origen del pug es incierto y polémico. Se sabe que procede de China, pero todavía se debate si tiene entre sus parientes más cercanos a perros molosoides de gran talla o al pekinés y perros semejantes.

Lo que sí es conocido es que hace siglos estos perros eran, junto a los pekineses, animales favoritos en los monasterios tibetanos. Probablemente hayan sido llevados a Holanda por comerciantes holandeses, desde donde se habría difundido la raza a Francia, Inglaterra y toda Europa.

Desde su ingreso en Europa y, posteriormente en América, los pug han sido considerados encantadores perros de compañía y dignos perros de exposición. La fascinación occidental con esta raza ha llegado al punto de que muchos pug han sido protagonistas de películas y series televisivas.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.