Entrena a tu perro para caminar sin jalar la correa

adiestramiento canino

Entrenar a tu perro para caminar sin jalar la correa es uno de los ejercicios más útiles, y a la vez más difíciles, de la obediencia canina.

Este es un ejercicio muy útil porque te permitirá ir con tu perro a cualquier parte, sin preocuparte por tener que controlarlo.

Al mismo tiempo es un ejercicio difícil de entrenar porque no requiere mucha precisión y tiene una duración extrema. Parece irónico que un ejercicio de poca precisión sea difícil de entrenar, pero la falta de precisión del ejercicio dificulta la evaluación los criterios de adiestramiento canino.

De cualquier manera, una vez que consigas los criterios básicos explicados en este artículo, te será más fácil continuar el adiestramiento de este ejercicio que es fundamental para todos los perros.

Además de ser un ejercicio muy útil en la vida cotidiana, enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa también le enseñará autocontrol en diferentes circunstancias. Y ten por seguro que la práctica de este ejercicio te ayudará a desarrollar tus habilidades de observación del comportamiento canino, tu timing y tu tasa de reforzamiento.

Es importante que no confundas el caminar sin jalar la correa con el ejercicio de "Junto" de la obediencia competitiva. "Junto" es un ejercicio de alta precisión en el que se les exige a los perros que caminen al lado de sus guías, perfectamente alineados. Es algo así como un desfile de dos, un perro y un humano, en el que se debe mantener la línea todo el tiempo.

En cambio, caminar sin jalar la correa sólo exige que los perros caminen cerca de sus guías, sin arrastrarlos ni tensar la correa.

Antes de empezar a entrenar este ejercicio, tu perro debe estar acostumbrado a usar el collar y la correa. Si todavía no ha aprendido a usar estos elementos, enséñale a tu perro a usar el collar y la correa antes de empezar el adiestramiento de este ejercicio.

¿Porqué los perros jalan la correa al pasear?

Seguramente has visto muchas personas paseando a sus perros por las calles. Quizás hayas notado que la mayoría de estos perros van muy adelantados, y la correa siempre está tensa. En algunos casos, quizás hayas notado que los perros en realidad están arrastrando a sus dueños, en lugar de ir paseando con ellos.

La razón por la que los perros jalan la correa es porque esta conducta es reforzada desde que son cachorros. Esos perros que están acostumbrados a jalar la correa no conocen otra manera de llegar a donde quieren ir.

Desde la perspectiva de sus dueños, el paseo es algo así como "este perro no me va a hacer caminar más rápido", mientras que la perspectiva del perro es algo así como "este humano es tan lento que tengo que jalar mucho para que camine un poquito".

Como el humano sigue a su perro cada vez que éste jala la correa, el perro aprende que ésa es la forma correcta para llegar a donde quiere ir. Si quiere ir al parque debe jalar la correa, si quiere saludar a otro perro debe jalar la correa, etc.

Ten muy en cuenta este aspecto, porque a partir de ahora tu perro no deberá llegar a ningún lado cuando jala la correa. Desde este momento, jalar la correa se convertirá en sinónimo de inmovilidad.

Para que comprendas mejor la dificultad de este ejercicio, imagina que eres un niño de 10 años y tu papá te lleva al cumpleaños de uno de tus amigos (si eres un niño de 10 años sólo imagínate el cumpleaños, jeje). Pero cuando llegan ahí, tienes que estar al lado de tu papá todo el tiempo, sin importar que los otros niños estén jugando, que en el patio trasero haya un espectáculo de magia o que el cumpleañero (medio loco) esté regalando Wii o Supernintendos a los niños más activos. ¿Te quedarías al lado de tu papá?

Bueno, ese escenario es similar a lo que exigimos a nuestros perros cuando tienen que caminar sin jalar la correa en la calle o en el parque.

Tu perro camina 15 pasos con la correa floja en un ambiente sin distracciones (Criterio 1)

Estás con tu perro sujeto a la correa, en un lugar tranquilo y sin ningún tipo de distracciones (el lugar de adiestramiento canino). Sujeta la correa con tus dos manos, pegadas contra tu barriga para que tu perro no las pueda mover si jala la correa.

Espera a que tu perro esté tranquilo (sin saltar, ladrar, etc.) y sin tensar la correa. Entonces, haz click y dale un pedacito de comida. Inmediatamente, y sin darle tiempo a tu perro para que se aleje, haz click nuevamente y dale otro pedacito de comida. Repite esto entre cinco y 10 veces.

Como estarás con las dos manos ocupadas sujetando la correa, es mejor que hagas click con la lengua o uses una palabra corta y bien diferenciada. No te preocupes si antes no has cargado estos reforzadores condicionados. Al hacer el ejercicio los cargarás.

¿Qué es una correa floja?

Debes tener muy claro qué es una correa floja para poder hacer click cuando esto ocurre. La correa estará floja, es decir que no estará tensa, cuando cuelgue completamente formando una "U". Si la correa no forma una "U", está tensa aunque tu perro no esté jalando con fuerza.

Después de haber hecho click unas cuantas veces cuando la correa está floja, empieza a caminar. Da un paso y, si tu perro mantiene floja la correa, haz click y dale otro pedacito de comida.

Luego, da dos pasos y, si tu perro mantiene floja la correa, haz click y dale un pedacito de comida.

Repite el procedimiento aumentando un paso en cada repetición. Como puedes ver, estás aplicando el procedimiento de los 300 picotazos para aumentar gradualmente los pasos que das sin que tu perro jale la correa.

El momento en que tu perro tense la correa, retrocede hasta el punto de inicio y vuelve a empezar el procedimiento, dando un solo paso. No necesitas volver a hacer click varias veces antes de empezar a caminar, pero empieza desde el primer paso.

Si no tienes un lugar de adiestramiento suficientemente largo como para dar 15 pasos, camina en círculos. En este caso, cuando tu perro tense la correa, retrocede algunos pasos hasta que tu perro vuelva a estar cerca de ti sin tensar la correa.

No es necesario que retrocedas muchos pasos, pero sí es necesario que tengas suficiente espacio como para retroceder al menos dos o tres pasos.

Cuando puedas caminar 15 pasos sin que tu perro jale la correa, en dos sesiones consecutivas, pasa al siguiente criterio de adiestramiento. Recuerda que no necesitas completar estos 15 pasos en una sola sesión de adiestramiento canino, sino que puedes hacerlo en varias sesiones.

Para terminar la sesión, simplemente quítale la correa a tu perro y juega con él o dale unos cuantos pedacitos de comida.

Nota que no usas ninguna orden para este ejercicio, y no la usarás en ningún criterio. La única señal para que tu perro camine sin jalar la correa, es la correa misma. Por tanto, no necesitas una orden adicional.

Tu perro camina 15 pasos con la correa floja hasta un punto focal (Criterio 2)

El procedimiento es similar al del criterio anterior, pero debes poner un punto focal en el lugar de adiestramiento y caminar en línea recta hasta ese punto sin que tu perro jale la correa. El punto focal debe ser algo que tu perro quiera conseguir. Puede ser una puerta (si tu perro quiere ir a otro lugar), un juguete, un recipiente con un poco de comida, una persona, etc. Sin embargo, todavía no debe ser una atracción muy intensa.

Empieza a caminar hacia el punto focal. Das un paso y, si tu perro mantiene floja la correa, haces click y le das un pedacito de comida. Continúas caminando y das dos pasos. Si tu perro mantiene floja la correa, haces click y le das la comida.

Sucesivamente aumentas un paso más hasta que puedes caminar 15 pasos hasta el punto focal sin que tu perro jale la correa.

Si tu perro tensa la correa, retrocede hasta el punto de inicio y empieza el procedimiento de nuevo.

Cuando llegues al punto focal sin que tu perro tense la correa, haz click y permítele que alcance ese punto. Es decir, si tu punto focal es un recipiente con comida, permítele que coma del recipiente. Si el punto focal es un juguete, permítele a tu perro jugar con él. Si el punto focal es una puerta, permítele cruzarla (el recinto contiguo debe ser cercado y seguro para tu perro). En cualquiera de estos casos, suelta la correa después de hacer click y, si tu perro se te queda mirando, dale un pedacito más de comida.

Idealmente necesitarías un espacio que te permita caminar al menos 120 pasos hasta el punto focal. La mayoría de la gente no tiene tanto espacio en un lugar sin distracciones. Si no tienes tanto espacio, simplemente usa la mayor distancia posible entre el punto de partida y el punto focal, y haz suficientes repeticiones como para caminar toda esa distancia de una sola vez sin que tu perro jale la correa.

Por ejemplo, si el espacio que tienes te permite caminar solamente cinco pasos, la secuencia de adiestramiento será similar a la siguiente:

  • 1 paso, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, el perro tensa la correa
  • Retrocedes hasta el punto de inicio
  • 1 paso, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, el perro tensa la correa
  • Retrocedes hasta el punto de inicio
  • 1 paso, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, click, comida
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida, sueltas la correa y permites que el perro alcance el punto focal
  • Vuelves al punto de inicio
  • 1 paso, 2 pasos, 3 pasos, 4 pasos, 5 pasos, click, comida, sueltas la correa y permites que el perro alcance el punto focal (si el perro tensa la correa reinicias con un solo paso, hasta que puedas caminar los 5 pasos de una sola vez; puedes hacerlo en varias sesiones de adiestramiento)

Posibles problemas al enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa

- Tu perro se distrae con mucha facilidad

Entrena en un lugar diferente en el que no existan distracciones de ningún tipo. Este ejercicio es difícil para los perros y tienes que empezar en un lugar muy tranquilo en el que puedas controlar las distracciones.

También puedes hacer una secuencia rápida con cinco repeticiones de click-comida, antes de empezar la sesión.

- Tu perro se vuelve loco cuando tomas la correa

Muchos perros se ponen como locos cuando sus dueños toman la correa. Esto es el resultado del condicionamiento clásico, ya que a la mayoría de los perros les gusta mucho salir a pasear.

Sujeta la correa varias veces durante el día, en ocasiones en que no vayas a sacar a pasear a tu perro. Simplemente toma la correa y tenla contigo por un tiempo, ignorando las "locuras" de tu perro. Luego, vuelve a dejarla en el lugar de costumbre y repite el procedimiento varias veces. De esta forma extinguirás la conducta de tu perro.

Asegúrate de hacer este procedimiento tantas veces en un solo día que las conductas que hace tu perro cuando se "vuelve loco" se extingan antes que tengas que volver a sacarlo a pasear. Si no extingues esas conductas rápidamente, solamente estarás poniéndolas en un programa de reforzamiento variable, y estarás haciéndolas más resistentes a la extinción. Si es necesario, practica esto durante el fin de semana para que puedas dedicarle suficiente tiempo al adiestramiento canino.

- Tu perro salta y ladra antes de que le pongas la correa

La respuesta al problema anterior te ayudará con este problema. Sin embargo, también debes asegurarte de nunca ponerle la correa a tu perro si está muy entusiasmado. Antes de ponerle la correa espera a que se tranquilice, incluso cuando vayas a sacarlo a pasear. No le pongas la correa mientras no se controla.

- Tu perro te salta encima cuando empiezas a caminar

Detente, espera a que tu perro se tranquilice y dale un pedacito de comida cuando esto ocurra. No le des la comida inmediatamente después que te saltó encima, sino que espera unos segundos hasta que esté tranquilo. Luego retorna al lugar de inicio y vuelve a empezar el adiestramiento.

Mantén una tasa de reforzamiento muy alta para no darle a tu perro tiempo para saltarte encima.

- No puedes caminar en línea recta (Criterio 2) porque tu perro va hacia todos lados

Existen muchas distracciones en el lugar de adiestramiento y tu perro encuentra muchos puntos focales. Asegúrate que lo único que llame la atención de tu perro sea el punto focal que has elegido. Si es necesario, cambia de lugar de adiestramiento.

- Tu perro tensa la correa aunque está cerca de ti

Si tienes una correa reglamentaria de dos metros, esto es imposible. Quizás estás sujetando mucha correa en tus manos. Dale un poco más de correa a tu perro.

Si tienes un perro de raza pequeña (chihuahua, Yorkshire terrier, etc.) o un cachorrito, quizás te resulte más fácil si consigues una correa un poco más larga, por ejemplo de dos metros y medio.

- Tu perro se queda rezagado

Si tu perro se queda rezagado puedes guiarlo unas cuantas veces con la comida. Simplemente muéstrale un pedacito de comida sobre la palma de tu mano y dáselo cuando se acerque a ti. Si tu perro se tira al suelo y no quiere caminar, ten mucha paciencia con este procedimiento. Quizás necesite más tiempo para aprender a usar el collar y la correa.

- No puedes pasear a tu perro sin que jale la correa

Tu perro todavía no está listo para pasear sin jalar la correa. No esperes que camine perfectamente por la calle cuando todavía está aprendiendo a hacerlo en lugares sin distracciones. Mientras tanto, revisa las alternativas para enseñarle a tu perro a caminar sin jalar la correa, y al final de esa página encontrarás algunas estrategias útiles para pasear perros que no están entrenados.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.