Los perros que mastican todo lo que encuentran

perro masticando

Perro masticando un juguete Nylabone®. Fotografía cortesía de Palyerx. Foto sujeta a licencia Creative commons.

Una vez me consultaron acerca de una perra pastor alemán que masticaba todas las partes plásticas de la carrocería del auto. Cuando fui a ver lo que ocurría me encontré con que la perra vivía en un garaje pequeño, junto con un macho de la misma raza.

El garaje apenas tenía espacio para las dos casas de los perros, además de los dos autos que eran estacionados ahí por las noches. Los perros no tenían juguetes, no salían a pasear todos los días y casi no tenían contacto con la gente de la casa. Entonces, era lógico que hicieran algo para pasar el rato y eliminar la frustración de vivir en un ambiente tan pequeño y con tan pocos estímulos. Eligieron masticar lo más fácil de destrozar, las partes plásticas de la carrocería de los autos. Digo "eligieron" porque en realidad nunca se supo a ciencia cierta cuál de los dos perros masticaba las cosas. Los dueños estaban seguros que era la hembra, pero nunca vieron cuál de los dos hacía los destrozos.

La solución para ese problema era relativamente sencilla. Bastaba con darles a los perros otro lugar para vivir, además de proporcionarles ejercicio y compañía. Pero a los dueños no les parecía una solución razonable, querían mantener todo igual pero que dejaran de ocurrir los destrozos en las carrocerías de los autos.

Muchas veces las personas buscamos soluciones complicadas y poco racionales a los problemas que causa la convivencia con perros. En el caso que te comento, los propietarios de los perros son dos de las personas más inteligentes y racionales que conocí, pero no podían aceptar que tenían que hacer algunas modificaciones para solucionar de una vez por todas el problema que se les presentó.

Cuando se presentan problemas de comportamiento canino, lo primero que hay que hacer es aceptar que los perros no son adornos ni juguetes. Son animales moldeados por la evolución biológica para, entre otras cosas, realizar mucha actividad. El momento en que se logra aceptar esa realidad, se empiezan a ver los problemas de comportamiento canino desde otra perspectiva y se encuentran soluciones sencillas, pero que deben ser ejecutadas.

El problema de los perros que mastican todo lo que encuentran es un problema serio. Por un lado está la salud de los perros que corre peligro si es que éstos tragan partes de las cosas que mastican. Además de las consecuencias emocionales de esa situación, están los aspectos financieros, ya que la cirugía para remover cuerpos extraños del estómago o los intestinos del perro puede costar mucho.

Por otro lado están los costos económicos de las cosas que destruye el perro. El Dr. Ian Dunbar, uno de los pioneros del adiestramiento canino en positivo, comenta en uno de sus videos el caso de un malamute de Alaska que masticó muebles por valor de $US 15000 y el de un akita que destrozó el interior de un Mercedes Benz, costándole a su dueño alrededor de $US 10000.

Obviamente los perros que mastican cosas son un problema serio que debe ser encarado lo antes posible.

¿Se puede evitar que el perro mastique?

La respuesta a esa pregunta es corta y contundente: NO. Masticar cosas es algo natural y necesario para los perros. Esta conducta es más común durante el cambio de dientes, alrededor de los cuatro meses, pero es normal a cualquier edad.

Como es una conducta engranada en los genes de la especie canina, es imposible de eliminar sin causar daños colaterales. Muchos adiestradores tradicionales usan el castigo para intentar eliminar esta conducta, pero generalmente no tienen éxito. Y cuando tienen éxito, los perros desarrollan otras conductas que pueden ser incluso más problemáticas, como fobias a diferentes objetos o ambientes, agresión, micción por sumisión y otras.

Por eso, no es recomendable que intentes hacer que tu perro deje de masticar cosas, ya que solamente te encontrarás con nuevos problemas. Lo mejor, tanto para solucionar el problema como para ayudar al perro a expresar sus conductas naturales, es redirigir la conducta hacia juguetes resistentes que tu perro pueda masticar sin causar problemas.

Ten en cuenta que tu perro puede no haber masticado nada en toda su vida, y empezar a hacerlo en cualquier momento. En todos los casos es recomendable enseñarles a los perros a masticar juguetes permitidos y no otras cosas.

Prevenir que el cachorro se vuelva destructor

Una de las primeras cosas que deberás enseñarle a un nuevo cachorro o a un perro adulto que recién adquieres, es a no masticar los muebles, las plantas, tus zapatos y otras cosas que no son juguetes de perros.

Para enseñarle a no masticar cualquier cosa, lo mejor que puedes hacer es enseñarle al cachorro a masticar solamente sus juguetes y no ofrecerle otras cosas para jugar. Mucha gente les ofrece a sus cachorros medias o zapatillas viejas para que jueguen y luego se quejan cuando los perros mastican zapatillas o medias nuevas. Los perros no distinguen entre las zapatillas viejas y las nuevas, así que evita que tu cachorro juegue con cualquier cosa o lo estarás entrenando para masticar todo lo que encuentra.

Para enseñarle a un perro a masticar solamente sus juguetes, los mejores juguetes son los juguetes interactivos que pueden ser rellenados. Simplemente rellenas los juguetes con comida apetitosa para tu perro y listo, el adiestramiento se realiza automáticamente. Tu perro empezará a masticar su juguete para conseguir la comida que hay adentro. Después de varias veces que hace eso, tendrá una mayor probabilidad de masticar sus juguetes que de masticar otras cosas, porque masticar sus juguetes es reforzado con la comida.

Obviamente, los juguetes para este entrenamiento deben ser resistentes y duraderos, porque en caso contrario se pueden fragmentar y poner en riesgo la vida de tu perro. Los mejores juguetes para esto son los de goma dura y las marcas más recomendadas son: Kong®, Goodie Ships® y Buster cube®. También existen unos huesos comestibles que duran mucho, pero hay que reemplazarlos cuando se acaban.

Antes de elegir qué juguetes vas a usar para enseñarle a tu perro a no masticar otras cosas, por favor lee el artículo sobre cómo elegir los juguetes de tu perro.

Lo mejor para evitar que el perro sea destructor es enseñarle a masticar solamente sus juguetes.

perro masticando su juguete

Perro masticando su juguete Kong®. Fotografía cortesía de OakleyOriginals. Foto sujeta a licencia Creative commons.

Cuando hayas decidido qué juguetes va a tener tu perro, puedes usarlos para que tu mascota se quede a solas sin destruir nada. Antes de salir de casa le dejas dos o tres juguetes rellenos de comida a tu cachorro para que se entretenga y listo, él tendrá algo que hacer durante tu ausencia. Por supuesto, mientras tu cachorro todavía no mastique frecuentemente sus juguetes, es mejor que lo dejes en un lugar en que no pueda masticar otras cosas (el cuarto para cachorros).

Sin embargo, si tu perro todavía no sabe cómo se usan los juguetes interactivos, debes enseñarle a hacerlo, de la siguiente manera:

  • Llena un juguete con pedacitos de comida agradable y muéstraselo a tu perro. Luego, estimula a tu cachorro a jugar con ese juguete, moviéndolo de un lado a otro o lanzándolo. Haz esto antes del horario de comida del cachorro. Cuando tu perro saque la comida del juguete, estará reforzando positivamente la conducta de masticar su juguete y no otra cosa.
  • Una vez que tu perro sepa cómo sacar la comida de su juguete interactivo, empieza a dejarle dos o tres de éstos escondidos en lugares en que sea relativamente fácil que los encuentre, y uno en un lugar muy visible, cada vez que lo dejes solo. Entonces, tu perro empezará a buscar sus juguetes además de masticarlos. Esta es una estrategia similar a la que se usa en zoológicos para enriquecer el ambiente de los animales cautivos, ayudando así a preservar su estado emocional y estimulando su mente.

Asegúrate de reducir la cantidad de comida diaria que le das diariamente a tu perro en función a cuánta comida le pones en los juguetes, para evitar que engorde excesivamente. Puedes consultar con el veterinario para que te aconseje qué cantidad de comida reducir en la ración diaria según el tamaño, la edad y la raza de tu perro.

También varía la comida que pones dentro de los juguetes interactivos. Algunas veces pon comida sólida en trocitos, otras veces pon comida untable (quesos fundidos, etc.) y otras veces comida sólida en el interior del juguete y queso fundido tapando el orificio. De esta manera harás más entretenido el tiempo que tu perro pasa solo.

Ten presente que la comida que pongas en los juguetes no debe salir de una sola vez. Tu perro debe pasar mucho tiempo sacando la comida, para que se entretenga y para reforzar la conducta de masticar el juguete. Por eso es necesario que la comida que pones en esos juguetes esté cortada en trocitos o sea untable, así tu perro sacará los trocitos poco a poco o pasará mucho tiempo lamiendo el juguete. Consulta con el veterinario qué comida recomienda para que tu perro se entretenga con estos juguetes (ten en cuenta que esta estrategia puede alterar de alguna manera la nutrición y los horarios de comida de tu perro, por lo que es bueno hablarlo con el veterinario).

A medida que tu cachorro muestre una mayor predisposición a masticar solamente sus juguetes, puedes empezar a darle más libertad dentro de la casa cuando se quede solo, aumentando gradualmente los cuartos en los que le permites estar sin supervisión.

¿Qué hacer si tu perro mastica algo indebido?

Si tu perro mastica algo que no debe cuando tú no estás, es porque le permitiste estar con cosas valiosas cuando todavía no está entrenado para masticar solamente sus juguetes. Castigar al perro cuando vuelves no servirá de nada porque él no relacionará el castigo con lo que hizo. Así que no lo castigues.

En ese caso, asegúrate de no dejar cosas valiosas (cosas que tu perro no debe masticar) al alcance de tu mascota cuando sales. Continúa con el procedimiento explicado en el subtítulo anterior, pero asegúrate de no dejar nada "prohibido" al alcance de tu perro cuando él está solo. Si lo haces, la culpa de los destrozos es completamente tuya ya que estarás entrenando a tu perro para masticar cualquier cosa.

Por otra parte, si encuentras a tu perro masticando algo que no debe, quítaselo de inmediato. Puedes distraerlo con algún juguete o un pedacito de comida. Entonces, tu perro suelta lo que está masticando y te presta atención. Esperas unos segundos (para no reforzar la conducta destructiva) y recién después le das la comida o juegas con él, aprovechando de retirar lo que estaba masticando.

En este caso también puede ser útil el castigo. Aunque no soy partidario de usar castigos, creo que un "No" enérgico y a tiempo puede ser muy útil para quitarle a tu perro lo que tiene en la boca y evitar que esa cosa se destrozada o que tu perro se la trague.

Por supuesto, si tu perro conoce la orden "Suelta", también puedes usarla. Sólo ten en cuenta que cualquiera de estas alternativas para quitarle a tu perro lo que está masticando no deben ser la norma sino la excepción. No debes dejar las cosas "prohibidas" al alcance de tu perro mientras no está perfectamente condicionado a masticar solamente sus juguetes.

Es decir que debes cerrar las puertas de los armarios para que tu cachorro no saque los zapatos, no tienes que dejar ropa tirada en el piso, etc.

Otro aspecto importante cuando encuentres a tu perro masticando algo es que no lo persigas. Si lo persigues para quitarle lo que tiene en la boca sólo estarás empezando un juego en el que tú persigues y tu perro escapa con lo que tiene en la boca. En ese caso estarás reforzando la conducta de masticar cualquier cosa. Lo mejor es atraer al perro de alguna manera.

Redirigir la conducta del perro destructor

Si tu perro ya adquirió hábitos destructores, el adiestramiento puede tomar mucho tiempo. Un perro que se acostumbró a masticar las plantas del jardín por unos cuantos meses ya tiene miles de repeticiones de esa conducta que han sido reforzadas positivamente. Lo mismo ocurre con el perro de un año que mastica los zapatos o el perro de tres años que destroza los muebles. Entonces el hábito está muy arraigado y es difícil de erradicar.

Si estás en esta situación, debes proceder de la manera explicada en el subtítulo "Prevenir que el cachorro se vuelva destructor" más arriba en esta misma página, pero debes tener mucho cuidado de no dejar a tu perro con las cosas que destroza, sino solamente con sus juguetes interactivos. En este caso, el manejo ambiental (no darle al perro acceso a las cosas "prohibidas") puede ser más útil que el adiestramiento, ya que el último te puede tomar tanto tiempo como la edad actual de tu perro.

Para restringir el acceso de tu perro a los lugares en que están las cosas "prohibidas", puedes conseguir jaulas amplias donde pueden estar los perros por más tiempo que en una jaula de viajes. Otra opción más amigable con el perro consiste en instalar puertas pequeñas en lugares estratégicos.

Adicionalmente, puedes conseguir un productos comerciales que son aversivos y pueden ayudar a castigar a los perros que mastican las cosas. Por ejemplo, existe un spray amargo que se puede rociar sobre las plantas y que es horrible. Entonces, cuando el perro muerde las plantas siente el sabor amargo y es castigado inmediatamente.

Si vas a usar ese spray amargo, que puedes comprar en cualquier veterinaria o tienda para mascotas, te recomiendo usar guantes de goma mientras lo rocías. El viento puede hacer que el spray rocíe tus manos sin que te des cuenta, o el envase puede chorrear un poco. Como el efecto dura mucho tiempo, luego te llevas la mano a la boca sin darte cuenta (al comer un chocolate o algo así) y descubres lo horrible que es el spray... te lo aseguro, es horrible.

Ten en cuenta, sin embargo, que lo más importante es evitar que tu perro quede a solas con las cosas "prohibidas" y que tenga a su disposición juguetes interactivos. Muchos perros se acostumbran a los sprays amargos y a otros aversivos, y continúan destrozando las cosas a pesar de ellos.

También ten en cuenta que el uso de castigos severos como collares o cercas eléctricas pueden causar más daño que beneficio, pudiendo llegar a generar agresión. Por tanto, no busques alternativas basadas en castigos.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.