Schnauzer miniatura

schnauzer miniatura

Arthur Pendragon, un hermoso schnauzer miniatura posando para la cámara.

Fotografía de Happy Batatinha, bajo licencia Creative Commons.

Pequeño, alegre, leal y barbudo es el schnauzer miniatura o zwergschnauzer. Aunque su talla no supera los 35 centímetros es un perro muy valiente y dinámico. Es la versión en miniatura del schnauzer.

Apariencia del schnauzer miniatura

En términos generales este es un perro pequeño, elegante, compacto, robusto y de perfil cuadrado, que se destaca por las densas cejas sobre sus ojos y la poblada barba que presenta.

Tanto la espalda como el lomo del schnauzer miniatura son fuertes y cortos, y su línea superior desciende levemente desde la cruz. La grupa es levemente redondeada. El pecho es moderadamente ancho, pero profundo. El vientre es ligeramente recogido.

La cabeza de este perro es rectangular, fuerte y alargada, presentando un stop, o depresión naso-frontal, bien definido. La nariz es negra y el hocico tiene forma de cuña truncada. La mordida es fuerte y en tijera.

Los ojos son medianos, ovalados y orientados hacia el frente. Tienen una expresión alegre y vivaz. Las orejas en forma de "V" se doblan y caen hacia adelante, descansando sus bordes internos sobre las mejillas. Antiguamente se cortaban para mantenerlas erectas, pero hoy en día esa costumbre se ha prohibido en muchos países.

La cola del schnauzer miniatura tiene forma de sable o de hoz. Antiguamente se amputaba y hoy en día se puede seguir viendo esta tradición en muchos países. Sin embargo, esta costumbre está desapareciendo poco a poco, gracias a que ha sido prohibida en muchos países y el estándar FCI de la raza exige colas naturales.

El pelo está conformado por dos capas. La capa interna está formada por una densa lanilla, mientras que la capa externa está formada por pelos duros, ásperos y bien pegados al cuerpo. Los colores aceptados son:

  • Negro puro con lanilla interior negra.
  • Sal y pimienta.
  • Negro y plata.
  • Blanco puro con lanilla interior blanca.

Temperamento y carácter del schnauzer miniatura

Estos perros son muy activos, inteligentes, curiosos y leales. Aprenden con facilidad y cuando son tratados de buena manera son muy gentiles con los suyos. También son animales intrépidos y perseverantes.

Suelen tener carácter fuerte por lo que es importante tomar en serio la socialización de estos perros desde temprana edad. Esto permite evitar que en la adultez se conviertan en perros peleadores, agresivos o miedosos. La correcta socialización también facilita la interacción entre los schnauzer miniatura adultos y las personas.

Como aprenden con facilidad, el adiestramiento canino resulta sencillo y divertido. Sin embargo, hay que educar a los perros mediante estilos de adiestramiento en positivo, ya que el adiestramiento tradicional no proporciona muy buenos resultados en esta raza.

Cuando los schnauzer miniatura no están correctamente socializados y educados, pueden presentar conductas típicas del perro guardián de recursos. Para evitar este problema de comportamiento es importante la socialización temprana y la educación del cachorro. El adiestramiento en obediencia canina no aborda directamente el problema pero ayuda mucho ya que le enseña al perro a tener más confianza y autocontrol.

Por otra parte, estos perros suelen ser muy ladradores. Esto puede ser una ventaja cuando se quiere un perro de compañía que además sirva como guardián, alertando de la presencia de personas. Sin embargo, puede ser un serio problema cuando se vive en un departamento.

En general, los schnauzer miniatura tienen grandes cualidades como mascotas para personas jóvenes, adultas y mayores. Son inteligentes, gentiles y grandes compañeros. Sin embargo, no responden bien a los tratos bruscos, por lo que no representan la mejor opción para niños pequeños.

Peso y altura

El rango de altura para esta raza, ya se trate de un macho o una hembra, va de 30 a 35 centímetros. El peso ideal, por su parte, ronda entre 4 y 8 kilogramos.

Salud y cuidados

Al igual que muchas otras razas de perros, el schnauzer miniatura es propenso a algunas enfermedades caninas particulares. Las cataratas y la atrofia progresiva de retina son dos enfermedades frecuentes en esta raza. También son comunes los problemas hepáticos, reacciones a las vacunas, diabetes, pancreatitis, cálculos biliares, la enfermedad de von Willebrand, soplo cardíaco, alergias y obesidad.

El pelaje requiere de cepillado día por medio y el baño ocasional cuando el perro se ensucia. También es necesario cortar el pelo unas cuatro veces al año, lo que es mejor hacerlo en una peluquería canina. Una ventaja de esta raza es que no muda pelo, por lo que es ideal para personas con alergias que quieren tener un perro.

Aunque son pequeños, los schnauzer miniatura necesitan una buena dosis de ejercicio diaria. Un par de paseos al día como mínimo, y algún tiempo de juego diario, son necesarios para mantener el buen estado físico de estos perros.

Por supuesto, también necesitan compañía frecuente. No son perros aptos para quedarse solos por períodos muy prolongados. Viven mejor en interiores y se adaptan muy bien a la vida en un departamento, aunque tienen que recibir el ejercicio suficiente.

Historia del schnauzer miniatura

El schnauzer miniatura se originó en Alemania, más precisamente en Frankfurt, a partir del schnauzer. Aunque no se tiene certeza absoluta de los cruces realizados para conseguir la raza actual, se piensa que el affenpinscher y el caniche miniatura son sus ancestros.

Originalmente se los utilizaba como perros ratoneros en las granjas, pero poco a poco su hermosa apariencia y agradable personalidad se fue ganando la simpatía de la gente de la ciudad y hoy en día el schnauzer miniatura es un perro de compañía extremadamente popular en todo el mundo.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.