Alcanzar la excelencia en el adiestramiento - Parte II

adiestramiento canino

Tu determinación es la clave

En la primera parte de esta serie, viste que el primer principio para alcanzar la excelencia en el adiestramiento consiste en definir tus metas con claridad. Si no tienes claro a dónde quieres llegar, entonces llegarás a cualquier parte.

El segundo principio, y que es la clave del éxito en el adiestramiento, es la determinación. La determinación es la capacidad de mantenerte fiel a tu propósito a pesar de todos los desafíos que se te presenten.

Nota que digo "desafíos" y no "problemas". La diferencia parece sutil, pero es importante. Para alguien determinado, los obstáculos que aparecen en el camino son solamente desafíos a superar. Para alguien sin determinación, los mismos obstáculos constituyen problemas.

El invento y la construcción del motor V-8 es uno de los ejemplos más fascinantes de determinación. Cuando Henry Ford les pidió a sus ingenieros que desarrollaran el motor, ellos lograron un primer diseño del motor en papel pero estaban convencidos que era imposible construir el motor bajo esas especificaciones. Ford les dijo "Háganlo de todos modos".

Los ingenieros pasaron más de un año pensando en cómo construir ese motor y cada cierto tiempo llegaban a la misma conclusión: imposible.

Pero después de algún tiempo, dieron con la solución y el mundo entero cambió gracias a la determinación de Henry Ford, un hombre dispuesto a seguir un sueño a pesar de todos los inconvenientes, y de los ingenieros que no se dieron por vencidos ante lo "imposible".

En el adiestramiento canino también existen ejemplos de personas con determinación, aunque son menos conocidos por el público en general. Helmut Raiser incursionó en el adiestramiento deportivo cuando todavía era un adolescente. El paso del tiempo y sus obligaciones adultas no lograron mermar su enorme pasión por la competencia. Por el contrario, la fortalecieron.

La gran determinación de Raiser por encontrar métodos de adiestramiento más efectivos, lo llevó a estudiar el trabajo de Bernard Mannel que fue el primero en utilizar los impulsos de "presa" y "defensa" en el adiestramiento del perro. Raiser logró desarrollar un método tan efectivo para el adiestramiento deportivo, que cambió para siempre la forma en que se adiestran los perros de trabajo.

Su año de mayor éxito fue 1979, cuando ganó su primera Bundessieger y cuando fue publicado su libro "Der Schutzhund". Era la primera vez que un campeón publicaba su método de adiestramiento, lo que supuso un gran avance para el adiestramiento.

Aunque sus métodos son objetados hoy en día por muchas personas (y yo soy uno de quienes lo objetan), nadie puede negar que llegó a la cúspide del adiestramiento mundial e influyó en adiestradores de todo el mundo. Todo gracias a su gran determinación.

Cuando entrenes a tu perro encontrarás situaciones fáciles de superar que no requieren gran determinación, y situaciones difíciles que te exigirán una gran determinación. Quizás uno de los ejercicios más difíciles para la mayoría de los propietarios de perros es el de conseguir que el perro camine sin jalar la correa.

Muchos propietarios de perros se rinden después de unos cuantos intentos porque el perro se distrae con facilidad. Entonces, les resulta más fácil olvidarse del tema y buscar otras alternativas. Algunas veces apelan a un arnés contra tirones (que, por otra parte, puede ser una herramienta muy útil mientras el perro no está entrenado), otras veces simplemente dejan salir al perro sin correa y otras veces se resignan a ser arrastrados por su mastín de 60 kilos.

Recuerda que entrenar a tu perro requiere determinación, ya sea que lo vayas a presentar en competencias o quieras una convivencia tranquila con él. También ten en cuenta que la determinación no es un simple deseo. La determinación implica un deseo poderoso que te motive, fe en que lograrás tu objetivo, un compromiso real para alcanzarlo y una buena dosis de trabajo.

Por tanto, el segundo principio para alcanzar la excelencia en el adiestramiento te dice que:

Debes seguir tu propósito con motivación, fe en el éxito, compromiso y el trabajo que sea necesario. No te dejes vencer por los desafíos que aparezcan.

Por supuesto, determinación no es lo mismo que terquedad. Si tus metas cambian por alguna razón de importancia, no tiene sentido que te empecines en continuar por un camino que no te conducirá a la satisfacción personal.

Mario Verslype, tres veces campeón mundial de IPO (schutzhund), empezó entrenando deportes de ring. No se porqué se pasó al IPO, pero de no haberlo hecho quizás no hubiera tenido el éxito que tuvo. Sin duda tuvo la determinación suficiente para llegar al podio mundial tres veces en este deporte, pero también fue lo suficientemente sabio como para cambiar sus metas en un momento dado.

Copyright (c) 2007-2012. Todos los derechos reservados.